Home » 100 mejores libros no-Ficción, Biología, Ciencia, Culturales, Destacado, España, Europeana, Literatura, Portada, Uruguay » 100 mejores libros no-Ficción, 14, ‘Las Venas Abiertas de América Latina’

100 mejores libros no-Ficción, 14, ‘Las Venas Abiertas de América Latina’

.

La Biblia del Ayatol·lah del Frente Amplio, Eduardo Galeano

Este libro, que ► Galeano empezó a escribir cuando tenía 18 años y lo publicó en 1971 a los 31 años de edad es bien justamente considerado como el mejor análisis de la historia de Latinoamérica y de la explotación de sus riquezas por las potencias coloniales y tras la independencia los Estados imperialistas, el Reino Unido y los Estados Unidos principalmente
Ha resistido el paso del tiempo y quien lo lea se sentirá arrastrado por su prosa ferviente e indignado por los hechos que cuenta.

.
A Galeano me permito calificarlo de Ayatol·lah que es el título que en el Islam se le da a un líder destacado por su análisis de los textos sagrados, seguido y alabado por incondicionales, y autor de obras imperecederas -es su caso !
.

Siete años después de su publicación, exiliado en Barcelona y casi toda América Latina atropellada por las dictaduras, escribió:
… los comentarios más favorables que este libro recibió no provienen de ningún crítico de prestigio sino de las dictaduras militares que lo elogiaron prohibiéndolo. Por ejemplo, ‘Las venas…’  no puede circular en mi país, Uruguay, ni en Chile, y en la Argentina las autoridades lo denunciaron, en la televisión y los diarios, como un instrumento de corrupción de la juventud. «No dejan ver lo que escribo», decía Blas de Otero, «porque escribo lo que veo».

.

Estructura del libro

.

(hay una Introducción “Ciento veinte millones de niños en el centro de la tormenta” francamente pro-natalista y con la que es imposible estar de acuerdo

World Population Growth Is Speeding Up, Not Slowing Down; No Peak in Sight and Consequences Will Be Catastrophic )

.
Está dividido en dos partes, con abundancia de citas que dan fuerza documental a su exposición.

.
Primera parte: La pobreza del hombre como resultado de la riqueza de la tierra

*    “Fiebre del oro, fiebre de la plata“: narra  la fiebre del oro y de la plata, desde la llegada de Cristóbal Colón hasta que las minas más ricas de estos metales se agotaron.
*     “El rey azúcar y otros monarcas agrícolas“: el capítulo más extenso del libro. En él trata de las usurpaciones de los recursos en distintas regiones a lo largo de los años en manos de las grandes potencias (como son el caso del azúcar en Cuba, el caucho en Brasil, la banana en Ecuador y Colombia, etc.).
*   “Las fuentes subterráneas del poder“: capítulo dedicado a las riquezas mineras y las atrocidades cometidas en su nombre.

.

Segunda parte: El desarrollo es un viaje con más náufragos que navegantes

Historia de la muerte temprana“: reseña histórica de América Latina y sus vaivenes.
La estructura contemporánea del despojo“: en contraste con el capítulo anterior, éste trata cómo continúa el saqueo por vías más indirectas pero no menos efectivas, mediante un sistema colonial opresor hacia adentro y oprimido desde fuera.

.

Respecto a la explotación moderna de América Latina narrado en el último capítulo de Las venas abiertas de América Latina, el relato se vincula a la  ► Teoría de la dependencia, de gran predicamento entre los años 65 y 75 tanto entre las izquierdas latinoamericanas como entre los sectores nacional-desarrollistas , y a las teorías desarrollistas de industrialización por sustitución de importaciones de los investigadores y teóricos de la ► CEPAL,[Comisión Económica para América Latina y el Caribe es un organismo dependiente de la ONU responsable de promover el desarrollo económico y social de la región. Sus labores se concentran en el campo de la investigación económica.] apoyadas por los sectores nacional-desarrollistas entre los años 40 y principios de los 70.

El libro tiene un élan bíblico muy fuerte, un estilo pleno de frases memorables.
Voy a cometer el abuso de poner muchas citas, es para estimular el ansia a Ud. de comprarlo !

—————————————-

* Cuando Cristóbal Colón se lanzó a atravesar los grandes espacios vacíos al oeste de la Ecúmene, había aceptado el desafío de las leyendas.

* España tenía la vaca, pero otros tomaban la leche

* Los metales arrebatados a los nuevos dominios coloniales estimularon el desarrollo económico europeo y hasta puede decirse que lo hicieron posible.

(AGL. ¿arrebatados? Puesto que eran de España por derecho de conquista cada cual hace con lo suyo lo que quiere)

* América (española) era un negocio europeo.

* La especie (de la nobleza) no se ha extinguido. Abro una revista de Madrid de fines de 1969, leo: ha muerto doña Teresa Bertrán de Lis y Pidal Gorouski y Chico de Guzmán, duquesa de Albuquerque y marquesa de los Alcañices y de los Balbases, y la llora el viudo duque de Albuquerque, don Beltrán Alonso Osorio y Díez de Rivera Martos y Figueroa, marqués de Alcañices, de los Balbases, de Cadreita, de Cuéllar, de Cullera, de Montaos, conde de Fuensaldaña, de Grajal, De Huelma, de Ledesma, de la Torre, de Villanueva de Cañedo, de Villahumbrosa, tres veces Grande de España.

.
(AGL y por las dudas y a más, han creado al Marqués de Vargas Llosa)

.

* En el primer tomo de El capital, escribió Karl Marx: «El descubrimiento de los yacimientos de oro y plata de América, la cruzada de exterminio, esclavización y sepultamiento en las minas de la población aborigen, el comienzo de la conquista y el saqueo de las Indias Orientales, la conversión del continente africano en cazadero de esclavos negros: son todos hechos que señalan los albores de la era de producción capitalista. Estos procesos idílicos representan otros tantos factores fundamentales en el movimiento de la acumulación originaria», en: LA DISTRIBUCIÓN DE FUNCIONES ENTRE EL CABALLO Y EL JINETE

* La estructura económica de las colonias ibéricas nació subordinada al mercado externo y, en consecuencia, centralizada en torno del sector exportador, que concentraba la renta y el poder.

.
(AGL. Es interesante esta crítica, llamémosla Frente-amplista, pues ahora en Uruguay gobernado por los enamorados de Galeano, ahora se centran en la exportación ¡de soja y otros granos baratos, qué miseria! y se muestran incapaces de estimular el consumo interno, su país cada vez más arruinado. Las profesoras de Secundaria no pueden ni comprar un poco de queso nacional, ni ropa decente, y punto profundo alcanzado: ya se quedaron sin Fuerza Aérea pues sus aviones son tan viejos que ya no pueden volar ni se fabrican repuestos.)

.

* La cuantiosa mano de obra disponible, que era gratuita o prácticamente gratuita, y la gran demanda europea por los productos americanos, hicieron posible, dice Sergio Bagú «una precoz y cuantiosa acumulación de capitales en las colonias ibéricas. El núcleo de beneficiarios, lejos de irse ampliando, fue reduciéndose en proporción a la masa de población, como se desprende del hecho cierto de que el número de europeos y criollos desocupados aumentara sin cesar».

El capital que restaba en América, una vez deducida la parte del león que se volcaba al proceso de acumulación primitiva del capitalismo europeo, no generaba, en estas tierras, un proceso análogo al de Europa, para echar las bases del desarrollo industrial, sino que se desviaba a la construcción de grandes palacios y templos ostentosos, a la compra de joyas y ropas y muebles de lujo, al mantenimiento de servidumbres numerosas y al despilfarro de las fiestas. En buena medida, también, ese excedente quedaba inmovilizado en la compra de nuevas tierras o continuaba girando en las actividades especulativas y comerciales.

.

[AGL. Los intelectuales sudamericanos del tiempo del joven Galeano viajaban poco y nada, eran pobres, de países pobres; el mismo Galeano viajó a París con una beca, ni esa suerte tuvo Vargas Llosa que se tuvo que conformar con ir a la tétrica España de Franco, V. Ll. hubiera querido ir a París, en cambio estaba en Madrid, una capital pobrísima y sucia, de luz de gas, sin teatro, sin vida intelectual y cultural, y bajo el fascismo triunfante.
Si hubieran viajado, y mirado, hubieran entendido que en su adorada Inglatera y en su ansiada Francia los dineros esas clases también los gastaban en comprar títulos de nobleza, en grandes palacios y templos ostentosos (Londres tiene muchos más templos que Madrid o que Roma), en joyas y ropas y carruajes y siempre comprando y vendiendo las mismas propiedades y palacios. Y hoy, en Londres, parecido y lo mismo, sólo que los que construyen y compran son oligarcas árabes, rusos y chinos.]

.

* Potosí (Bolivia) tiene ahora tres veces menos habitantes que hace cuatro siglos. La ciudad tiene ahora luz eléctrica, pero no se nota mucho. En las plazas oscuras, a la luz de los viejos faroles, funcionan las tómbolas por las noches: vi rifar un pedazo de torta en medio de un gentío.

* En Potosí y en Sucre sólo quedaron vivos los fantasmas de la riqueza muerta. En Huanchaca, otra tragedia boliviana, los capitales anglochilenos agotaron, durante el siglo pasado, vetas de plata de más de dos metros de ancho, con una altísima ley; ahora sólo restan las ruinas humeantes de polvo.

(Cierto, pero asombrosamente, en Montana, EEUU, ocurre lo mismo, la minería es la ruina del país a menos que la empresa esté localizada en el país: en Montana están localizadas en New York…

Uruguay intentó con Batlle no caer en esa trampa fatal, dejando la minería exclusivamente propiedad del estado uruguayo, para que fuera todo para el país, pero no alcanza con benéficas leyes si tienes una población de gandules de nacimiento: los incompetentes uruguayos jamás hicieron nada en la minería, y se gradúan en la Universidad químicos y geólogos muy buenos: al pedo.)

.

* La esclavitud grecorromana resucitaba en los hechos, en un mundo distinto; al infortunio de los indígenas de los imperios aniquilados en la América hispánica hay que sumar el terrible destino de los negros arrebatados a las aldeas africanas para trabajar en Brasil y en las Antillas. La economía colonial latinoamericana dispuso de la mayor concentración de fuerza de trabajo hasta entonces conocida, para hacer posible la mayor concentración de riqueza de que jamás haya dispuesto civilización alguna en la historia mundial.

* Manaba sin cesar el metal de las vetas americanas, y de la corte española llegaban, también sin cesar ordenanzas que otorgaban una protección de papel y una dignidad de tinta a los indígenas, cuyo trabajo extenuante sustentaba al reino. La ficción de la legalidad amparaba al indio; la explotación de la realidad lo desangraba.

.

* Ouro Preto, Brasil (=oro negro) A lo largo del siglo XVIII, la producción brasileña del codiciado mineral superó el volumen total del oro que España había extraído de sus colonias durante los dos siglos anteriores.
Llovían los aventureros y los cazadores de fortuna. Brasil tenía trescientos mil habitantes en 1700; un siglo después, al cabo de los años del oro, la población se había multiplicado once veces. No menos de trescientos mil portugueses emigraron a Brasil durante el siglo XVIII , «un contingente mayor de población… que el que España aportó a todas sus colonias de América». Se estima en unos diez millones el total de negros esclavos introducidos desde Africa, a partir de la conquista de Brasil y hasta la abolición de la esclavitud
sobraban mineros dispuestos a pagar una fortuna por un negro que tocara bien la trompeta y el doble por una prostituta mulata, «para entregarse con ella a continuos y escandalosos pecados».

.
Los mineros despreciaban el cultivo de la tierra y la región padeció epidemias de hambre en plena prosperidad, hacia 1700 y 1713: los millonarios tuvieron que comer gatos, perros, ratas, hormigas, gavilanes.

[agl. Hoy, en Uruguay, donde la comida es carísima, si vas a una ciudad del interior, digamos a Mercedes que no es de las peores, o a Artigas (que es de las peores, es como el África), si quieres comer tomates mejor te los lleves comprados de un supermercado en Montevideo, así son de gandules, un atorrantismo fomentado por el gobierno comunista que a Galeano quizás lo han leído (yo creo que no, de oídas no más) pero entendido, no. ]

.

* Una esclava mulata, Francisca da Silva, conquistó su libertad al convertirse en la amante del millonario João Fernandes de Oliveira, virtual soberano de Tijuco, y ella, que era fea y ya tenía dos hijos, se convirtió en la Xica que manda.
Como nunca había visto el mar y quería tenerlo cerca, su caballero le construyó un gran lago artificial en el que puso un barco con tripulación y todo. Sobre las faldas de la sierra de Sáo Francisco levantó para ella un castillo, con un jardín de plantas exóticas y cascadas artificiales; en su honor daba opíparos banquetes regados por los mejores vinos, bailes nocturnos de nunca acabar y funciones de teatro y conciertos.

En 1808 John Mawe, un inglés que visitó Ouro Preto, se asombró de su pobreza; encontró casas vacías y sin valor, con letreros que las ponían infructuosamente en venta, y comió comida inmunda y escasa.

.

* De la misma manera que la plata de Potosí rebotaba en el suelo de España, el oro de Minas Gerais sólo pasaba en tránsito por Portugal. La metrópoli se convirtió en simple intermediaria.

.
En 1755, el marqués de Pombal, primer ministro portugués, intentó la resurrección de una política proteccionista; pero ya era tarde: denunció que los ingleses habían conquistado Portugal sin los inconvenientes de una conquista, que abastecían las dos terceras partes de sus necesidades y que los agentes británicos eran dueños de la totalidad del comercio portugués.

Portugal no producía prácticamente nada y tan ficticia resultaba la riqueza del oro que hasta los esclavos negros que trabajaban las minas de la colonia eran vestidos por los ingleses

Celso Furtado ha hecho notar que Inglaterra, que seguía una política clarividente en materia de desarrollo industrial, utilizó el oro de Brasil para pagar importaciones esenciales de otros países y pudo concentrar sus inversiones en el sector manufacturero. Rápidas y eficaces innovaciones tecnológicas pudieron ser aplicadas gracias a esta gentileza histórica de Portugal. El centro financiero de Europa se trasladó de Amsterdam a Londres. Según las fuentes británicas, las entradas de oro brasileño en Londres alcanzaban a cincuenta mil libras por semana en algunos períodos. Sin esta tremenda acumulación de reservas metálicas, Inglaterra no hubiera podido enfrentar, posteriormente, a Napoleón

.

—————————–

EL REY AZÚCAR Y OTROS MONARCAS AGRÍCOLAS
en su segundo viaje, Cristóbal Colón trajo las primeras raíces de caña de azúcar, desde las islas Canarias, y las plantó en las tierras que hoy ocupa la República Dominicana. Una vez sembradas, dieron rápidos retoños, para gran regocijo del almirante.
El azúcar, que se cultivaba en pequeña escala en Sicilia y en las islas Madeira y Cabo Verde y se compraba, a precios altos, en Oriente, era un artículo tan codiciado por los europeos que hasta en los ajuares de las reinas llegó a figurar como parte de la dote. Se vendía en las farmacias, se lo pesaba por gramos.

.

Inmensas legiones de esclavos vinieron de África para proporcionar, al rey azúcar, la fuerza del trabajo numerosa y gratuita que exigía: combustible humano para quemar. Las tierras fueron devastadas por esta planta egoísta que invadió el Nuevo Mundo arrasando los bosques, malgastando la fertilidad natural y extinguiendo el humus acumulado por los suelos. El largo ciclo del azúcar dio origen, en América Latina, a prosperidades tan mortales como las que engendraron, en Potosí, Ouro Preto, Zacatecas y Guanajuato, la furores de la plata y el oro; al mismo tiempo, impulsó con fuerza decisiva, directa e indirectamente, el desarrollo industrial de Holanda, Francia, Inglaterra y Estados Unidos.

* (en la plantación azucarera) Tres edades históricas distintas –mercantilismo, feudalismo, esclavitud– se combinaban así en una sola unidad económica y social, pero era el mercado internacional quien estaba en el centro de la constelación de poder que el sistema de plantaciones integró desde temprano.

* La estructura combinada de la plantación funcionaba, y así funciona también el latifundio, como un colador armado para la evasión de las riquezas naturales. Al integrarse al mercado mundial, cada área conoció un ciclo dinámico; luego, por la competencia de otros productos sustitutivos, por el agotamiento de la tierra o por la aparición de otras zonas con mejores condiciones, sobrevino la decadencia. La cultura de la pobreza, la economía de subsistencia y el letargo son los precios que cobra, con el transcurso de los años, el impulso productivo original. El nordeste era la zona más rica de Brasil y hoy es la más pobre; en Barbados y Haití habitan hormigueros humanos condenados a la miseria; el azúcar se convirtió en la llave maestra del dominio de Cuba por los Estados Unidos, al precio del monocultivo y del empobrecimiento implacable del suelo.

.

* Esta es también la historia del cacao, que alumbró la fortuna de la oligarquía de Caracas; del algodón de Maranhão, de súbito esplendor y súbita caída;
de las plantaciones de caucho en el Amazonas, convertidas en cementerios para los obreros nordestinos reclutados a cambio de moneditas;
de los arrasados bosques de quebracho del norte argentino y del Paraguay;
de las fincas de henequén, en Yucatán, donde los indios yaquis fueron enviados al exterminio.

.
Es también la historia del café, que avanza abandonando desiertos a sus espaldas, y de las plantaciones de frutas en Brasil, en Colombia, en Ecuador y en los desdichados países centroamericanos. Con mejor o peor suerte, cada producto se ha ido convirtiendo en un destino, muchas veces fugaz, para los países, las regiones y los hombres.
El mismo itinerario han seguido, por cierto, las zonas productoras de riquezas minerales. Cuanto más codiciado por el mercado mundial, mayor es la desgracia que un producto trae consigo al pueblo latinoamericano que, con su sacrificio, lo crea.
La zona menos castigada por esta ley de acero, el Río de la Plata, que arrojaba cueros y luego carne y lana a las corrientes del mercado internacional, no ha podido, sin embargo, escapar de la jaula del subdesarrollo.

[AGL. Galeano, como tantos rioplatenses, no sabe ni entiende que el desarrollo de la Argentina se debió NO A LA CARNE, LA LANA Y EL TRIGO EXPORTADOS,  (que también) sino principalmente al Petróleo de Comodoro Rivadavia, y su auge y su caída ]

.

* De aquellos tiempos coloniales nace (en el nordeste brasilero) la costumbre, todavía vigente, de comer tierra.

La falta de hierro provoca anemia; el instinto empuja a los niños nordestinos a compensar con tierra las sales minerales que no encuentran en su comida habitual, que se reduce a la harina de mandioca, los frijoles y, con suerte, el tasajo. Antiguamente, se castigaba este «vicio africano» de los niños poniéndoles bozales o colgándolos dentro de cestas de mimbre a larga distancia del suelo
El nordeste de Brasil es, en la actualidad, la región más subdesarrollada del hemisferio occidental.

.

* El latifundio azucarero, estructura del desperdicio, continúa obligando a traer alimentos desde otras zonas, sobre todo de la región centro–sur del país, a precios crecientes. El costo de la vida en Recife es el más alto de Brasil, por encima del índice de Río de Janeiro. Los frijoles cuestan más caros en el nordeste que en Ipanema, la lujosa playa de la bahía carioca. Medio kilo de harina de mandioca equivale al salario diario de un trabajador adulto en una plantación de azúcar, por su jornada de sol a sol: si el obrero protesta, el capataz manda buscar al carpintero para que le vaya tomando las medidas del cuerpo. Para los propietarios o sus administradores sigue en vigencia, en vastas zonas, el «derecho a la primera noche» de cada muchacha. La tercera parte de la población de Recife sobrevive marginada en las chozas de los bajos fondos; en un barrio, Casa Amarela, más de la mitad de los niños que nacen muere antes de llegar al año.

* La jornada de trabajo en algunas plantaciones brasileras se paga por debajo de los jornales bajos de la India

* En el nordeste ni siquiera el progreso resulta progresista, porque hasta el progreso está en manos de pocos propietarios.

.
* El alimento de las minorías se convierte en el hambre de las mayorías.

* Barbados: Fueron los holandeses, como hemos visto, quienes introdujeron, las plantaciones en la minúscula isla británica; en 1666 ya había en Barbados ochocientas plantaciones de azúcar y más de ochenta mil esclavos. Vertical y horizontalmente ocupada por el latifundio naciente, Barbados no tuvo mejor suerte que el nordeste de Brasil. Antes, la isla disfrutaba el policultivo; producía, en pequeñas propiedades, algodón y tabaco, naranjas, vacas y cerdos. Los cañaverales devoraron los cultivos agrícolas y devastaron los densos bosques, en nombre de un apogeo que resultó efímero. Rápidamente, la isla descubrió que sus suelos se habían agotado, que no tenía cómo alimentar a su población y que estaba produciendo azúcar a precios fuera de competencia

* Ya el azúcar se había propagado a otras islas, hacia el archipiélago de Sotavento, Jamaica y, en tierras continentales, las Guayanas. A principios del siglo XVIII, los esclavos eran, en Jamaica, diez veces más numerosos que los colonos blancos. También su suelo se cansó en poco tiempo.

.
En la segunda mitad del siglo, el mejor azúcar del mundo brotaba del suelo esponjoso de las llanuras de la costa de Haití, una colonia francesa que por entonces se llamaba Saint Domingue. Al norte y al oeste, Haití se convirtió en un vertedero de esclavos: el azúcar exigía cada vez más brazos.

.
En 1786, llegaron a la colonia veintisiete mil esclavos, y al año siguiente cuarenta mil. En el otoño de 1791 estalló la revolución. En un solo mes, septiembre, doscientas plantaciones de caña fueron presa de las llamas; los incendios y los combates se sucedieron sin tregua a medida que los esclavos insurrectos iban empujando a los ejércitos franceses hacia el océano. Los barcos zarpaban cargando cada vez más franceses y cada vez menos azúcar. La guerra derramó ríos de sangre y devastó las plantaciones. Fue larga. El país, en cenizas, quedó paralizado; a fines de siglo la producción había caído verticalmente. «En noviembre de 1803 casi toda la colonia, antiguamente floreciente, era un gran cementerio de cenizas y escombros»

* Haití nació en ruinas y no se recuperó jamás: hoy es el más pobre de América Latina.

[un tarado predicador norteamericano, de cuyo nombre no vale la pena acordarse, dijo tras el terrible terremoto hace pocos años, que los haitianos todo lo malo que les pase se lo tienen merecido, porque para independizarse hicieron un pacto con el diablo.

Cuando Galeano escribió su libro los EEUU recién entraban en la pendiente de la decadencia por la que caen ahora.]

.

* Ya habían irrumpido los saladeros en el Río de la Plata. Argentina y Uruguay, que por entonces no existían por separado ni se llamaban así, habían adaptado sus economías a la exportación en gran escala de carne seca y salada, cueros, grasas y sebos. Brasil y Cuba, los dos grandes centros esclavistas del siglo XIX, fueron excelentes mercados para el tasajo, un alimento muy barato, de fácil transporte y no menos fácil almacenamiento, que no se descomponía al calor del trópico.
Los cubanos llaman todavía «Montevideo» al tasajo, pero Uruguay dejó de venderlo en 1965, sumándose así al bloqueo dispuesto por la OEA contra Cuba. De esta manera Uruguay perdió, estúpidamente, el último mercado que le restaba para este producto.
Había sido Cuba, a fines del siglo XVIII, el prímer mercado que se abrió a la carne uruguaya, embarcada en delgadas lonjas secas. José Pedro Barrán y Benjamín Nahum, Historia rural del Uruguay moderno (1851–1885), Montevideo, 1967.

.

* En 1920, con el azúcar a 22 centavos la libra, Cuba batió el récord mundial de exportaciones por habitante, superando incluso a Inglaterra, y tuvo el mayor ingreso per capita de América Latina.

Pero ese mismo año, en diciembre, el precio del azúcar cayó a cuatro centavos, y en 1921 se desató el huracán de la crisis: quebraron numerosas centrales azucareras, que fueron adquiridas por intereses norteamericanos, y todos los bancos cubanos o españoles, incluyendo el propio Banco Nacional. Sólo sobrevivieron las sucursales de los bancos de Estados Unidos.

.
Una economía tan dependiente y vulnerable como la de Cuba no podía escapar, posteriormente, al impacto feroz de la crisis de 1929 en Estados Unidos: el precio del azúcar llegó a bajar a mucho menos de un centavo en 1932, y en tres años las exportaciones se redujeron, en valor, a la cuarta parte. El índice de desempleo de Cuba en esos tiempos «difícilmente habrá sido igualado en ningún otro país».

El desastre de 1921 había sido provocado por la caída del precio del azúcar en el mercado de los Estados Unidos, y de los Estados Unidos no demoró en llegar un crédito de cincuenta millones de dólares: en ancas del crédito, llegó también el general Crowder; so pretexto de controlar la utilización de los fondos, Crowder gobernaría, de hecho, el país. Gracias a sus buenos oficios la dictadura de Machado llega al poder en 1924, pero la gran depresión de los años treinta se lleva por delante, paralizada Cuba por la huelga general, a este régimen de sangre y fuego.

.

* Cuando cayó Batista, Cuba vendía casi todo su azúcar en Estados Unidos. Cinco años antes, un joven abogado revolucionario había profetizado certeramente, ante quienes lo juzgaban por el asalto al cuartel Mancada, que la historia lo absolvería; había dicho en su vibrante alegato: «Cuba sigue siendo una factoría productora de materia prima. Se exporta azúcar para importar caramelos…».
Cuba compraba en Estados Unidos no sólo los automóviles y las máquinas, los productos químicos, el papel y la ropa, sino también arroz y frijoles, ajos y cebollas, grasas, carne y algodón. Venían helados de Miami, panes de Atlanta y hasta cenas de lujo desde París. El país del azúcar importaba cerca de la mitad de las frutas y las verduras que consumía, aunque sólo la tercera parte de su población activa tenía trabajo permanente y la mitad de las tierras de los centrales azucareros eran extensiones baldías donde las empresas no producían nada

* EL AZÚCAR ERA EL CUCHILLO Y EL IMPERIO EL ASESINO

* Porque los ingresos que el azúcar proporciona ahora en Cuba ya no se utilizan en consolidar la estructura del sometimiento. Las importaciones de maquinarias y de instalaciones industriales crecieron en un cuarenta por ciento desde 1958; el excedente económico que el azúcar genera se moviliza para desarrollar las industrias básicas y para que no queden tierras ociosas ni trabajadores condenados a la desocupación. Cuando cayó la dictadura de Batista, había en Cuba cinco mil tractores y trescientos mil automóviles. Hoy hay cincuenta mil tractores, aunque en buena medida se los desperdicia por las graves deficiencias de organización, y de aquella flota de automóviles, en su mayoría modelos de lujo, no restan más que algunos ejemplares dignos del museo de la chatarra. La industria del cemento y las plantas de electricidad han cobrado un asombroso impulso; las nuevas fábricas de fertilizantes han hecho posible que hoy se utilicen cinco veces más abonos que en 1958. Los embalses, creados por todas partes, contienen hoy un caudal de agua setenta y tres veces mayor que el total de agua embalsada en 19582 y han avanzado con botas de siete leguas las áreas de riego. Nuevos caminos, abiertos por toda Cuba, han roto la incomunicación de muchas regiones que parecían condenadas al aislamiento eterno. Para aumentar la magra producción de leche del ganado cebú, se han traído a Cuba toros de raza Holstein con los que, mediante la inseminación artificial, se han hecho nacer ochocientas mil vacas de cruza.

.

* GRACIAS AL SACRIFICIO DE LOS ESCLAVOS EN EL CARIBE, NACIERON LA MÁQUINA DE JAMES WATT Y LOS CAÑONES DE WASHINGTON
o, al menos, contribuyó intensamente al desarrollo de los gigantes. El azúcar del trópico latinoamericano aportó un gran impulso a la acumulación de capitales para el desarrollo industrial de Inglaterra, Francia, Holanda y, también, de los Estados Unidos, al mismo tiempo que mutiló la economía del nordeste de Brasil y de las islas del Caribe y selló la ruina histórica de África. El comercio triangular entre Europa, África y América tuvo por viga maestra el tráfico de esclavos con destino a las plantaciones de azúcar. «La historia de un grano de azúcar es toda una lección de economía política, de política y también de moral»

.

* Auge y caída del cacao, en Brasil
El puerto de Ilhéus, por donde se embarcaba casi todo el cacao, se llamaba «la Reina del sur», y aunque hoy languidece, allí han quedado los sólidos palacetes que los fazendeiros amueblaron con fastuoso y pésimo gusto.
Jorge Amado escribió varias novelas sobre el tema. Así recrea una etapa de alza de precios:
«Ilhéus y la zona del cacao nadaron en oro, se bañaron en champaña, durmieron con francesas llegadas de Río de Janeiro.
En ‘Trianón , el más chic de los cabarets de la ciudad, el coronel Maneca Dantas encendía cigarros con billetes de quinientos mil reís. repitiendo el gesto de todos los fazendeiros ricos del país en las alzas anteriores del café, del caucho, del algodón y del azúcar»

Empezó el tiempo de los «millonarios mendigos»: los pioneros de las plantaciones cedían su sitio a los exportadores, que se apoderaban, ejecutando deudas, de las tierras.
En apenas tres años, entre 1959 y 1961, por no poner más que un ejemplo, el precio internacional del cacao brasileño en almendra se redujo en una tercera parte.

.
* los finos chocolates europeos que Brasil, tercer productor mundial de cacao, importa increíblemente desde Francia y desde Suiza.

.

BRAZOS BARATOS PARA EL ALGODÓN
El puerto de São Luiz de Maranhão, que había dormido una larga siesta tropical apenas interrumpida por un par de navíos al año, fue bruscamente despertado por la euforia del algodón: afluyeron los esclavos negros a las plantaciones del norte de Brasil y entre ciento cincuenta y doscientos buques partían cada año de São Luiz cargando un millón de libras de materia prima textil. Mientras nacía el siglo 19, la crisis de la economía minera proporcionaba al algodón mano de obra esclava en abundancia; agotados el oro y los diamantes del sur, Brasil parecía resucitar en el norte. El puerto floreció, produjo poetas en medida suficiente como para que se lo llamara la Atenas de Brasil, pero el hambre llegó, con la prosperidad, a la región de Maranhão, donde nadie se ocupaba ya de cultivar alimentos.

.
En algunos períodos sólo hubo arroz para comer.
Como había empezado, esta historia terminó: el colapso llegó de súbito.
La producción de algodón en gran escala en las plantaciones del sur de los Estados Unidos, con tierras de mejor calidad y medios mecánicos para desgranar y enfardar el producto, abatió los precios a la tercera parte y Brasil quedó fuera de competencia. Una nueva etapa de prosperidad se abrió a raíz de la Guerra de Secesión, que interrumpió los suministros norteamericanos, pero duró poco.

.

LAS TRECE COLONIAS DEL NORTE Y LA IMPORTANCIA DE NO NACER IMPORTANTE
Mientras el país (los EEUU) crecía en superficie y en población, se creaban fuentes de trabajo agrícola y al mismo tiempo se generaba un mercado interno con gran poder adquisitivo, la enorme masa de los granjeros propietarios para sustentar la pujanza del desarrollo industrial.
En cambio, los trabajadores rurales que, desde hace más de un siglo, han movilizado con ímpetu la frontera interior de Brasil, no han sido ni son familias de campesinos libres en busca de un trozo de tierra propia, como observa Ribeiro, sino braceros contratados para servir a los latifundistas que previamente han tomado posesión de los grandes espacios vacíos. Los desiertos interiores nunca fueron accesibles, como no fuera de esta manera, a la población rural. En provecho ajeno, los obreros han ido abriendo el país, a golpes de machete, a través de la selva. La colonización resulta una simple extensión del área latifundista. Entre 1950 y 1960, 65 latifundios brasileños absorbieron la cuarta parte de las nuevas tierras incorporadas a la agricultura

.

Estos dos opuestos sistemas de colonización interior muestran una de las diferencias más importantes entre los modelos de desarrollo de los Estados Unidos y de América Latina. ¿Por qué el norte es rico y el sur pobre? El río Bravo señala mucho más que una frontera geográfica. El hondo desequilibrio de nuestros días, que parece confirmar la profecía de Hegel sobre la inevitable guerra entre una y otra América, ¿nació de la expansión imperialista de los Estados Unidos o tiene raíces más antiguas?

.
En realidad, al norte y al sur se habían generado, ya en la matriz colonial, sociedades muy poco parecidas y al servicio de fines que no eran los mismos despliegan en vano la imaginación en el afán de encontrar identidades entre los procesos históricos del norte y del sur.
Los peregrínos del Mayflower no atravesaron el mar para conquistar tesoros legendarios ni para explotar la mano de obra indígena escasa en el norte, sino para establecerse con sus familias y reproducir, en el Nuevo Mundo, el sistema de vida y de trabajo que practicaban en Europa.

.
No eran soldados de fortuna, sino pioneros; no venían a conquistar, sino a colonizar: fundaron «colonias de poblamiento».

.
Es cierto que el proceso posterior desarrolló, al sur de la bahía de Delaware, una economía de plantaciones esclavistas semejante a la que surgió en América Latina, pero con la diferencia de que en Estados Unidos el centro de gravedad estuvo desde el principio radicado en las granjas y los talleres de Nueva Inglaterra, de donde saldrían los ejércitos vencedores de la Guerra de Secesión en el siglo XIX.

.
Los colonos de Nueva Inglaterra, núcleo original de la civilización norteamericana, no actuaron nunca como agentes coloniales de la acumulación capitalista europea; desde el principio, vivieron al servicio de su propio desarrollo y del desarrollo de su tierra nueva.

.

LA ECONOMÍA NORTEAMERICANA NECESITA LOS MINERALES DE AMÉRICA LATINA COMO LOS PULMONES NECESITAN EL AIRE.
El petróleo sigue siendo el principal combustible de nuestro tiempo, y los norteamericanos importan la séptima parte del petróleo que consumen.
Para matar vietnamitas, necesitan balas y las balas necesitan cobre: los Estados Unidos compran fuera de fronteras una quinta parte del cobre que gastan.
La falta de cinc resulta cada vez más angustiosa: cerca de la mitad viene del exterior.
No se puede fabricar aviones sin aluminio, y no se puede fabricar aluminio sin bauxita: los Estados Unidos casi no tienen bauxita.
Sus grandes centros siderúrgicos –Pittsburgh, Cleveland, Detroit– no encuentran hierro suficiente en los yacimientos de Minnesota, que van camino de agotarse,
ni tienen manganeso en el territorio nacional: la economía norteamericana importa una tercera parte del hierro y todo el manganeso que necesita.
Para producir los motores de retropropulsión, no cuentan con níquel ni con cromo en su subsuelo.
Para fabricar aceros especiales, se requiere tungsteno: importan la cuarta parte.

Esta dependencia, creciente, respecto a los suministros extranjeros, determina una identificación también creciente de los intereses de los capitalistas norteamericanos en América Latina, con la seguridad nacional de los Estados Unidos, La estabilidad interior de la primera potencia del mundo aparece íntimamente ligada a las inversiones norteamericanas al sur del río Bravo. Cerca de la mitad de esas inversiones está dedicada a la extracción de petróleo y a la explotación de riquezas mineras, «indispensables para la economía de los Estados Unidos tanto en la paz como en la guerra»

EL SUBSUELO TAMBIÉN PRODUCE GOLPES DE ESTADO, REVOLUCIONES, HISTORIAS DE ESPÍAS Y AVENTURAS EN LA SELVA AMAZÓNICA

——————————————————————————-
* En fin, no quiero seguir citando más de este extraordinario libro y les recomiendo que lo compren, y si sus medios son más limitados que su interés, no es difícil encontrarlo en Internet, aunque este libro, impreso, es una joya que luce mucho en la biblioteca necesaria de toda persona culta o que quiere serlo.

*********************************************************

El contexto en que Galeano concibe y escribe este libro

¿Se imaginan Uds. viviendo en un país que desde la prosperidad y el triunfo se despeña por la sima de la inflación, la carestía, la miseria hacia el Colapso?

No es difícil concebirlo para los españoles, es lo que está ocurriendo en la Sinapia, y peor se pondrá: pero los ha pillado completamente por sorpresa, en 2008 nadie se imaginaba lo que venía.

Eso fue lo que ocurrió en Uruguay, vamos a poner desde 1958 porque es la fecha que Castro entra en La Habana, desde 1959 en que el Partido Colorado tras casi un siglo gobernando gana las elecciones el Partido Nacional.

Y en 1959 ocurre una tragedia ambiental tremenda: las inundaciones -Uruguay no se recuperó jamás de las inundaciones de ese año, que fueron enfrentadas con la incompetencia, descuido y mal hacer que son su característica.

Desde aquel triunfo del Campeonato de Fútbol, 1950, en Maracaná el país se va deslizando por la pendiente, en 1959 se acelera ¿y qué es una victoria en el fútbol, a fin de cuentas? Es una cosa irrisoria, pero para el público, que en otra cosa no piensa, el fútbol es grande, una victoria en el fútbol se le presenta como una victoria nacional.

En 1959 cuando entran los Blancos el Ministerio de Hacienda pasa a ser dirigido por un Economista, por primera vez, hasta entonces estaba mandado por ridículos, ignorantes abogados colorados, y ahí el país se enteró de lo mal que estaba.

El ►contador Azzini es discutido como ministro, su Reforma Cambiaria y Monetaria se pone como ejemplo de destrucción del país, mediante una continua devaluación del peso. Ni aunque Azzini hubiera tenido una varita mágica pudiera solventar bien lo que tenía, hizo cosas buenas, por ejemplo los uruguayos se llenan la boca con la escuela pública gratuita y laica, pero no cuentan que las escuelas en el interior antes de 1959, antes de él, eran miserables ranchos de barro y ramas, Azzini administró bien, le sobró un dinero y las hizo de material

Ocurre que los productos que exportaba Uruguay caían de valor, y el país, que había vivido casi como un parásito de la guerras europeas, beneficiándose de aquellas masacres inconcebibles ahora veía caer el valor de sus productos, y evaporarse sus reservas de oro, hasta desaparecer.

La lana lo hizo rico, pero ahora algo más insidioso que los boom & crash que hemos visto y ocurrieron con el Café, el Azúcar, el Cacao, incluso con la minería de Oro y Plata, vino un cambio traído por la Química y la Ciencia: las fibras sintéticas.

Un par de fábricas de fibra de ► acrilonitrilo   y de otras ► fibras sintéticas, en Bélgica o en Alemania por ejemplo, producen más fibra que todas las ovejas de Uruguay, y mucho más barata que la lana. Cierto que son inferiores a la lana, pero es más cierto que son baratas, no se las come la polilla, ya vienen con color y desplazaron a la lana en el consumo, a pesar de los intentos maniobreros de Gran Bretaña por seguir dominando en el campo de la lana, por su lana propia y por las de Australia y Nueva Zelanda pero ni ellos pudieron detener este proceso científico moderno: hoy en Reino Unido ya no hay telares.

Los uruguayos, indolentes, presuntuosos y estúpidos, no entendieron que debían promover el consumo propio y manufacturas de la lana -fue muchos años más tarde que fundaron ► Manos del Uruguay, y como típicos sudacas de mentalidad colonial, orientado a la exportación y no al mercado interno. Ni lo entienden ahora.

La carne, el otro de sus productos de exportación principales, simplemente en la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial, en cuanto los ganaderos volvieron a producir no se necesitó ya importar carne, y entre las ayudas a los productores, y luego la formación del Mercado Común Europeo, y sus cuotas y barreras arancelarias, Reino Unido por ejemplo hoy exporta carne -cierto que ha sido por emplear prácticas peligrosas en la producción, que trajeron la plaga de las Vacas Locas, un regalito que Gran Bretaña le hizo al mundo, por importar harina de cuerpos muertos de la India y dársela de comer a sus vacas, y otras repugnantes prácticas.

☼ Cueros de caballo y de bovino, pieles de lobo marino y algunos otras como pieles de “nutria” (en realidad de un gran roedor anfibio, el coypu), plumas de ñandú, acaso zapatos… trigo, arroz exportado, [soja ahora pero entonces años 1950 a 2000 no] … ven que estamos hablando de una economía de exportación muy limitada, de productos coloniales, muy parecido era en tiempos del Virreinato: Pieles, cuero, lana, carne en tasajo, pluma de ñandú.

Al mismo tiempo los términos de intercambio empeoraban, Galeano lo cuenta:

Al mismo tiempo, el ministro de Agricultura de São Paulo, Herbert Levi, hacía cálculos más dramáticos: para comprar un tractor en 1967, Brasil necesitaba trescientas cincuenta bolsas de café, pero catorce años antes setenta bolsas habían sido suficientes. El presidente Getulio Vargas se había partido el corazón de un balazo, en 1954, y la cotización del café no había sido ajena a la tragedia

Un factor del que no se tenía ninguna conciencia entonces, es que el Uruguay al carecer completamente de combustibles, ni Petróleo, ni Gas, ni Carbón (ni leña tenían, los muy atorrantes la importaban de Brasil) tenía que pagar divisas por importar esos combustibles, sin los cuales la industria y la vida son imposibles.

Eran factores que empobrecían al país lentamente pero continuamente.

George Mikes, un periodista británico de origen húngaro que visitó Latinoamérica, escribió en 1961 un libro  ►¡Salud amigos de Latinoamérica!  en que cuenta que hablando con un orondo uruguayo en un bar donde estaba tomando un aperitivo en plena mañana, el criollazo tenía tres empleos full-time y cobraba sin ir a trabajar a ninguno.

Todo este acúmulo de desgracias, de mal hacer y de dificultades internacionales arruinaban a su país, que se hundía en la huelga, la violencia, la guerrilla movida por la URSS y Cuba, el delito, el crimen hasta la reacción del golpe de estado de 1973.

.

=============================================

* Tiene algunos errores de hecho que sus críticos no han notado:
“(los caballos) Introducidos en Europa por los jinetes árabes, habían prestado en el Viejo Mundo una inmensa utilidad militar y económica.”
Por favor, las monedas de los celtíberos ya los representan montando a caballo antes de la llegada de los romanos, mil años antes de los árabes.

* Galeano comete muchos errores y simplificaciones en el capítulo del comercio de la plata y con España. La muy pequeña población peninsular y el modo aristocrático de vida no estimulaban la industria, cierto, pero si compraban a Europa y llevaban a América y pagaban con la plata, el negocio era bueno para todos -menos para los indios, cada moneda de plata le había costado la vida a un indio.

Tras criticar la expulsión de industriales y comerciantes flamencos por los Habsburgo, y sin notar que se contradice, elogia la política inglesa de expulsar flamencos, sin notar que era forzada por las circunstancias:
“Por el contrario, muy distintas eran las orientaciones de Enrique VIII o Isabel I en Inglaterra, cuando prohibían en esta ascendente nación la salida del oro y de la plata, monopolizaban las letras de cambio, impedían la extracción de la lana y arrojaban de los puertos británicos a los mercaderes de la Liga Hanseática del Mar del Norte.”

.
Macanas, Galeano se olvida que su antepasado huyó de Gales lo más lejos que pudo de Inglaterra.

.

☼ Galeano viajó a la China de Mao, y le gustó, pobre latinoché limitado en su experiencia.

Por la misma época, el aragonés ► Jiménez Losantos, que aunque Uds no se lo puedan creer, de joven era comunista maoísta feroz, viajó a China, y regreso rabioso demócrata, digamos.

Losantos nació y se crió bajo el fascismo, había estado firme brazo de niño fascista en alto cantando el himno de la Falange, como todos los niños de su tiempo, los curas de su colegio eran la correa de transmisión ideológica del nacional-catolicismo, los obreros sin derechos, cantando de gusto iban al tajo, con una sardina seca en las tripas, en tiempos de Franco. Y en China comunista reconoció lo mismo.

(Losantos) Durante el franquismo, militó en un par de organizaciones clandestinas de la izquierda antifranquista: la Organización Comunista de España (Bandera Roja), de ideología maoísta, y en el Partit Socialista Unificat de Catalunya, de ideología comunista.

Colaboró en revistas y grupos artísticos (Grupo Trama) de extrema izquierda. No obstante, fue reorientando sus posiciones a raíz de un viaje a la República Popular China en 1979, del cual sacó la impresión de que la realidad no coincidía con los valores de la ideología en la que militaba.

Como ven, Galeano el privilegiado latinoché nacido en una libre república no entendió la dictadura comunista, pero el esforzado aragonés, nacido en el pobrísimo medio cultural de Teruel (Teruel ¿existe?) bajo una feroz dictadura fascista, se dio cuenta de que le habían mentido.

.

PARA SABER MÁS

Teoría de la dependencia, es una respuesta teórica elaborada entre los años 60 y 70 por científicos sociales a la situación de estancamiento socio-económico latinoamericano en el siglo XX como una respuesta a la teoría de la industrialización de la CEPAL y a la teoría del desarrollo. La Teoría de la Dependencia utiliza la dualidad metrópoli-satélite1 para exponer que la economía mundial posee un diseño desigual y perjudicial para los países no desarrollados, a los que se les ha asignado un rol de subordinación de producción de materias primas con bajo valor agregado, en tanto que las decisiones fundamentales y los mayores beneficios se realizan en los países centrales, a los que se ha asignado la producción industrial de alto valor agregado.

 .

Fibra acrílica

.

Bovine spongiform encephalopathy (BSE), commonly known as mad cow disease

.

World Population Growth Is Speeding Up, Not Slowing Down; No Peak in Sight and Consequences Will Be Catastrophic )

,,

Be Sociable, Share!

3 Responses

  1. […] ► el artículo sobre “Las venas abiertas de América Latina”, y preparaba el siguiente, el Nº 15, que es el inevitable, ‘Manual del Perfecto Idiota […]

  2. […] al Buen Revolucionario” que comenté antes, y es muy inferior al libro de Galeano, ►”Las Venas Abiertas de América Latina” que comenté antes. Pero por ejemplo el título de uno de sus capítulos, el 4º ¡Somos […]

  3. […] [Recordemos que estamos en la mazmorra en 1971, el año que Galeano publica ► “Las Venas Abiertas de América Latina“, libro que coincide con la visión del mundo que tienen los tupamaros, en muchos aspectos, […]

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR