Home » 100 mejores libros no-Ficción, Culturales, España, Europeana, Literatura, Portada, Viajes » 100 mejores libros no-Ficción, 22, ‘Londres’, de Camba

100 mejores libros no-Ficción, 22, ‘Londres’, de Camba

.

En este momento del Brexit conviene leer a un periodista lúcido, Camba, que al borde de la Primera Guerra Mundial escribió sobre UK y sobre Alemania

Ya escribí o comenté algo sobre Julio Camba en

 Notas al Azar Oeste-Verde -2

http://www.armandobronca.com/notas-al-azar-oeste-verde-2_17304/

Julio Camba era un excelente escritor, fue franquista en fin, nadie es perfecto y no tenía madera de héroe.

Era periodista del ABC antes (y durante) la 1ª Guerra Mundial, y los libros que juntan sus colaboraciones son excelentes.

Londres (1916), y Alemania: Impresiones de un español (1916), así como el más difundido de él, La Rana Viajera (1920) una recopilación de sus mejores crónicas es periodismo de viajes y del mejor, con reflexiones muy iluminadoras sobre los países que visita y describe.

Obviamente el que trata de Inglaterra y el que trata de Alemania, aunque publicados en 1916 son artículos de pocos años anteriores, así que registramos el ambiente pre-bélico en ambos países que se enzarzarán en tan cruenta guerra, ahora mismo hace un siglo, se declaró en Agosto de 1914.

Estos libros se cuentan entre los mejores de prosa no de ficción en castellano.

A Julio Camba le impresionaban mucho los policías ingleses :

* EL GUARDIA OBJETIVAMENTE CONSIDERADO *

El primer guardia inglés lo vi en la aduana  de Newhaven al salir del barco. No eran todavía las cinco de la mañana. Hacía un frío terrible y llovía. Debía llover en toda Inglaterra,  porque unas horas más tarde, fué cuando  tuve que comprarme unos chanclos en Oxford  Street.

El guardia, situado a la puerta de la aduana,  ofrecía un aspecto imponente. Era inflexible,  majestuoso y formidable. La lluvia resbalaba  por él como por un edificio. En la aduana de  Niewhaven, a la entrada de Inglaterra, aquel  guardia parecía unas de esas figuras alegóricas  y decorativas que en el pórtico de un palacio  nos imponen, antes de entrar, una actitud de  respeto y de acatamiento.

Con esta actitud entre yo en Inglaterra. Después de ver aquel guardia,  ¿cómo dudar de la  fuerza que tiene aquí el principio de autoridad?  Yo hice una vez un artículo acerca de los ingleses fuera de Inglaterra:  «Los ingleses, decía  yo, les pegan a los guardias extraños, pero respetan a los suyos. »  ¡Ya lo creo que los respetan!  ¡Como que son muy grandes! Y los guardias tienen que ser grandes y estar bien  alimentados. Si no imponen su prestigio materialmente, ¿cómo van a imponerlo moralmente? En un país donde los señoritos les pegan  a los guardias, se puede asegurar que el principio de autoridad no tiene eficacia ninguna.

A mí, el guardia inglés me parece algo sobrehumano, que está por encima de nuestras  pasiones y de nuestra sensibilidad. Alguna vez  he tenido precisión de preguntarle a un guardia por una calle; me he acercado a él y he mirado hacia arriba. El guardia tenía la cabeza  levantada y no me veía. Le he llamado y he  formulado mi pregunta. Entonces el guardia,  sin mover la cabeza para mirarme, me ha contestado minuciosamente, y, cuando yo me he  ido, se ha quedado en la misma actitud, inmóvil e impasible. Y es que, cuando uno le pregunta a un guardia inglés, el guardia inglés no  le contesta a uno, le contesta a la sociedad.  No hay cuidado de que uno influya en su espíritu según vaya mejor o peor vestido y según  sea más o menos simpático. Ya he dicho que  el guardia inglés es sobrehumano. Su espíritu  es el espíritu del deber. Usted, yo, cualquiera,  al acercarnos a él, somos la sociedad que le  llama. El guardia responde, y nada más.

Además, el guardia inglés debe ser impermeable…

.

Dos policías polacos patrullan con un agente británico en Harlow, norte de Londres, tras el asesinato del joven polaco Arkadiusz Jozwik

Dos policías polacos patrullan con un agente británico en Harlow, norte de Londres, tras el asesinato del joven polaco Arkadiusz Jozwik

.

Puede que Uds se asombren ante la opinión y descripción bastante fuerte de Camba, de que los ingleses parecen casi todos idiotas y gente sin cerebro, y de absoluta honradez y disciplina de hierro, pero recuerden que entonces el pueblo inglés tenía una confianza absoluta, ese 99%, en su superioridad nacional y en la autoridad positiva del 1%, de las clases dominantes -en Alemania pasaba una cosa equivalente.

En consecuencia en 1914 marcharon los soldados ingleses al paso y en manadas contra las ametralladoras en las trincheras alemanas, que los segaron como al trigo, en  ►Passchendaele (1917) por ejemplo.

Lo mismo los soldados alemanes en Verdún y en otras batallas.

Para 1916 los ingleses y los alemanes (que los mandaban a morir, pero no tenían derecho al voto) se estaban avivando de que los imperios británico, francés, belga, ruso e italiano por un lado, y el imperio alemán y el austríaco, estaban enviando a los pobres a morir a millones.

Camba, al estudiar o conocer a los ingleses, llegó a la conclusión de que un país bien ordenado debe estar formado por una minoría muy selecta y los únicos pensantes (entre la que se quiere contar él) y una mayoría de ovejas que obedezcan las leyes sin rechistar, le da igual si las leyes sean buenas o malas, eso le es indiferente, la cuestión es que sean obedecidas a rajatabla.

O sea la opinión de los fachas y del ABC toda la vida.

Julio Camba, de ninguna manera era un progresista: defendió el analfabetismo como una cosa buena para España, creía en aquel programa del Partido Popular, o sea de los conservadores de antes, de entonces y de ahora, que de ninguna manera el pueblo aprenda a leer y a escribir, en España no se necesita cultura, como dijo el Presidente Cánovas, en España lo que necesitamos son burros de carga.

Luego se contradice Camba al presentar al español típico como un ridículo mequetrefe muerto de hambre, y no se corta de llamarlos así, pero eso pasa con los fachas: ellos comen todos los días, y Camba, además, de restorán.

.

Cómo conseguir estos libros, gratis.

Fueron publicados en la Colección Austral, no es difícil encontrarlos y comprarlos baratos de segunda mano.

DIGITAL

La Rana Viajera, recopilación, se puede descargar de Gutenberg en varios formatos

La rana viajera

.

Alemania, impresiones de un Español

.

Londres : impresiones de un Español

.

Sobre los EEUU

Un año en el otro mundo

.

☼  Otros de Julio Camba

►  Camba en Archive.org

14 Octubre 2016

,,

Be Sociable, Share!

2 Responses

  1. […] 100 mejores libros no-Ficción, 22, ‘Londres’, de Camba […]

  2. […] Ah, así se aseguran una ganancia de por lo menos el 10%, dijera mi padre. . Conscientes ► el degradado 1% que la va de capos en el Reino Undido, de que están en la ruina y no pueden mantener su modo de […]

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR