Home » 100 mejores libros no-Ficción, Artes Visuales, Culturales, España, Europeana, Literatura, Portada, Uruguay » 100 mejores libros no-Ficción, 27, ‘El Imperio Jesuítico’, de Lugones

100 mejores libros no-Ficción, 27, ‘El Imperio Jesuítico’, de Lugones

.

La asombrosa y desconocida historia del Imperio de los Jesuitas en América, contada por un intelectual argentino

Leopoldo Lugones  es un escritor, poeta e historiador argentino, entre los mejores del mundo, y maestro de Borges y otros escritores que llegaron después.

El enlace lleva a un artículo de Wikipedia no demasiado malo, que lista sus obras. En ese listado no encontrarán  El Imperio Jesuítico : la mano aviesa de la Compañía de Jesús y las torpes manos del Opus Dei lo han borrado.

¿Qué fue el Imperio Jesuítico? Y cuando, y dónde.

En realidad el imperio de los jesuitas se extendía por el mundo entero, en la China, y también en las Filipinas pero fue especialmente en los territorios cercanos o rodeando al Paraguay, entre esos grandes y salvajes ríos, el río Paraguay, el Paraná, el Río Uruguay, ocupando territorios que ahora son de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Un mapa de algunas ►Reducciones Jesuiticas, como eran conocidas ayudará a fijar ideas [ artículo en Portugués, as reduções ] no están todas (no salen las que estaban en la costa de hoy Uruguay) pero están las más importantes

reducciones

El sistema de reducciones era la forma que el Imperio Español tenía de controlar millones de indígenas en sus enormes posesiones. Los indios pacificados se sometían a un conquistador que tenía su posesión, un sistema feudal muy parecido al que había en Europa, a ver si se creen que en Europa había libertad, los siervos europeos vivían en unas condiciones similares desde la Edad Media hasta, por lo menos, la Revolución Francesa y aún después, hasta el siglo 19.

Este sistema de reducciones americanas de la Corona española duró tres siglos (más de lo que ha durado el Imperio Británico) y cuando terminó al independizarse y a traición las nuevas repúblicas americanas, los indios pasaron a peor condición todavía.

Pero el sistema se prestaba a muchos abusos, especialmente si la actividad del Señor era en la minería, en la agricultura y ganadería funcionaba mejor o con más humanidad, para lo que se estilaba.

Consciente de los frecuentes abusos el Rey de España concedió a los Jesuitas la explotación de esos territorios (y de las Filipinas) considerando que una organización religiosa siempre sería más humana, y además que los Jesuitas eran buenos organizadores.

¡ Y vaya que lo eran !

Plata a toneladas sacaron los jesuitas de su Imperio.

☼ La sociedad de la reducción jesuitica

Solitario entre cientos o miles de nativos salvajes, que hasta hacía poco eran caníbales, el jesuita por la sola fuerza de su ejemplo y de su mandato -pues no tenía soldados que impusieran- organizaba el trabajo como líder de su comunidad.

No se crean que esto era de tiranía, los indios conservaban sus instituciones de gobierno y adaptadas a las instituciones de gobierno españolas, que eran bastante más liberales y ‘democráticas’ de lo que Uds se piensan, vean:

Como gobierno local, en cada reducción funcionaba un cabildo precedido por el corregidor, un indio que era además la autoridad principal del pueblo, conocido entre los guaraníes como parokaitará ‘el que dispone lo que se debe hacer’. Era confirmada su elección por el gobernador y generalmente el elegido era uno de los caciques del pueblo y solía ser a perpetuidad.

De esta forma los jesuitas fueron continuadores de las instituciones indígenas ya que el jefe de la tribu era la máxima autoridad comunal.

Otras autoridades eran los alcaldes de primer voto y segundo voto, también llamados ivírayucú ‘el primero entre los que llevan vara’. Ellos velaban por las buenas costumbres, castigaban a los holgazanes y vagabundos y vigilaban a los que no cumplían sus deberes. Esta autoridad se ejercía dentro del pueblo, junto con cuatro alcaldes de barrio, fuera de él había entre seis y ocho comisarios para los cuarteles. Una veedora vigilaba a las mujeres, cuatro celadores a los niños y cuatro inspectoras a las niñas.

Además del corregidor y los alcaldes, el cabildo estaba integrado por un teniente de corregidor, un alguacil, cuatro regidores, un alguacil mayor, un alférez real, un escribano y un mayordomo, del cual dependían los contadores, los fiscales y los almaceneros. Los integrantes del cabildo eran electos cada 1 de enero por los que dejaban el cargo en una asamblea general y puestos a consideración de los sacerdotes y luego a confirmación del gobernador.

Los regidores se encargaban de inspeccionar el aseo y la limpieza en los lugares públicos y privados, controlando también la concurrencia de los niños a la escuela y el catecismo.

El alguacil era quien se debía encargar de ejecutar las órdenes del cabildo y de la justicia.

La legislación misionera excluyó la pena de muerte, otro de los grandes avances que la organización jesuita incorporó en sus comunidades.

.

☼ Algunos escépticos como Voltaire en el ► Candide se burlan de esta visión bondadosa y jesuítica de las reducciones en el Paraguay.

-¡Por lo visto tú has estado anteriormente en Paraguay! -dice Cándido.

-¡Claro que sí! -contestó Cacambo-; traba­jé de criado en el colegio de la Asunción y me co­nozco el territorio de los Padres como las calles de Cádiz. Aquel territorio es algo admirable. Tie­ne una extensión de mas de trescientas leguas de diámetro y esta dividido en treinta provincias. Los Padres son dueños de todo y la gente no posee nada; es la obra maestra de la razón y la justicia. Yo no encuentro nada tan extraordinario como los Padres, que aquí luchan contra el rey de España y el de Portugal, y que allí, en Europa, confiesan a esos mismos reyes; que aquí matan a españoles, y que en Madrid los envían al cielo: es algo por­tentoso; vayamos hacia allá: vais a ser el mas feliz de todos los hombres. /…/ (en la misión Candide encuentra a un conocido)

Enseguida llevan a Cándido a una pérgola, adornada con una majestuosa columnata de már­mol verde y oro, y jaulas con loros, colibríes, pá­jaros-mosca, pintadas y otras exóticas aves. Esta­ba dispuesto allí un excelente desayuno en vajilla de oro; y mientras los paraguayos comían maíz en cuencos de madera, en medio del campo y a pleno sol, el reverendo padre comandante entró en la terraza.

En fin, bastante menos lujos que esos que imagina el satírico francés.

.

Acá una imagen de indios y misioneros atravesando un río en el Chaco paraguayo, esas regiones eran totalmente salvajes y la benéfica y civilizadora acción de los jesuitas merece conocerse.

indios-e-missionarios-atravessando-um-rio-na-regiao-do-chaco_r

.

Comparada con la situación sobre todo en Brasil, donde los feroces y crueles esclavistas portugueses explotaban a los indios sin misericordia y a latigazos, la situación en las reducciones jesuíticas era muy buena, y la prueba está en que los guaraníes peleaban hasta la muerte defendiendo sus padres jesuitas y sus pueblos y derechos contra los depredadores portugueses y españoles.

Final de las reducciones jesuiticas.

Hay que tener en cuenta que los jesuitas no eran españoles, eran un cuerpo militar y religioso que nació en España pero que tenía sus propios intereses.

Su riqueza, su buena organización los hizo objeto de la envidia y el temor del Rey y de las autoridades.

Y les robaron todo…

El rey español Carlos III, imitando las políticas seguidas en el Reino de Portugal (1759) y en el Reino de Francia (1762), a través de la Pragmática Sanción de 1767, emitida el 27 de febrero de ese año, ordenó la expulsión de los jesuitas de todos los dominios de la corona de España, incluyendo los de América y los demás ultramarinos, cifra que alcanzó a más de 6000 religiosos. El ataque de la monarquía a esta orden religiosa también alcanzó sus bienes temporales toda vez que ya que la pragmática también decretó la incautación del patrimonio de la Compañía de Jesús.

Los jesuitas expulsados se refugiaron en Italia y sobrevivieron como pudieron, muchos eran de familias muy ricas y prosperaron, otros la pasaron muy mal  –volveremos sobre este tema al estudiar algunos y a sus obras.

En todo caso este exilio, otro de los tantos exilios a la que la España es tan adicta privó a un país muy retrasado, de la ciencia y de la cultura de personas en muchos casos bien preparadas,

.

☼ El libro de Lugones

Es uno de los mejores que se han escrito sobre la creación, auge y caída de las Misiones Jesuíticas, y escrito por un argentino y además buen conocedor de la región de Misiones argentina.

Muy elogiado por Borges, que lo tiene entre los libros fundamentales de una Biblioteca Personal [Nº 18] que comentó en prólogos.

El imperio jesuítico: Ensayo histórico

This is an EXACT reproduction of a book published before 1923. This IS NOT an OCR’d book with strange characters, introduced typographical errors, and jumbled words. This book may have occasional imperfections such as missing or blurred pages, poor pictures, errant marks, etc. that were either part of the original artifact, or were introduced by the scanning process. We believe this work is culturally important, and despite the imperfections, have elected to bring it back into print as part of our continuing commitment to the preservation of printed works worldwide. We appreciate your understanding of the imperfections in the preservation process, and hope you enjoy this valuable book.

☼ Dónde conseguirlo

Impreso, esa Biblioteca Personal de Borges fue publicada en España y no es difícil ni caro encontrarlo.

DIGITAL

En Archive.org  Hay varios diferentes versiones para elegir.

El ejemplar conservado como un tesoro en la Universidad de Toronto

► El imperio jesuítico; ensayo histórico

Ese enlace lleva a la versión en PDF (24 Mb) que es la mejor

.

PARA SABER MÁS

Henry Kamen, historiador británico:  The Disinherited; Exile and the Making of Spanish Culture, 1492–1975.

En este importante libro (que yo tengo, comprado, papel, tapa dura y caro) Kamen cuenta cómo los exilios en España perjudicaron pero crearon la cultura española.

Discute el exilio de los jesuitas entre los muchos

.

The Mission, película que presenta una visión paradisíaca, amorosa y de Hollywood de las misiones.

The film is set in the 1740s and involves Spanish Jesuit priest Father Gabriel (Jeremy Irons) who enters the northeastern Argentina and western Paraguayan jungle to build a mission station and convert a Guaraní community to Christianity.[7] The Guaraní community is not initially receptive to Christianity or outsiders in general, shown by the opening scene where they tie a priest to a wooden cross and send him over the Iguazu Falls, a large waterfall they live above. Father Gabriel travels to the falls, climbs to the top, and plays his oboe. The Guaraní warriors, captivated by the music, allow him to live.

the_mission_1986_film_poster

.

,,

Be Sociable, Share!

4 Responses

  1. pos sí says:

    En la wikipedia aparece “El imperio jesuítico” en tercer lugar en el apartado de “Otros escritos”:

    https://es.wikipedia.org/wiki/Leopoldo_Lugones

    Otros escritos
    Plazoleta Leopoldo Lugones en La Plata, Provincia de Buenos Aires.

    La reforma educacional: un ministro y doce académicos (1903)
    El imperio jesuítico (1904)
    Las limaduras de Hephaestos, incluye:
    Piedras Liminares (1910)
    Prometeo, un proscripto del sol (1910)
    Didáctica (1910)
    Historia de Sarmiento (1911)
    Elogio de Ameghino (1915)
    El problema feminista (1916)
    Mi beligerancia (1917)
    Las industrias de Atenas (1919)
    La torre de Casandra (1919)
    Rubén Darío (1919)

  2. Armando says:

    Tiene razón.

    Ahora está. Pero no estaba, eh.
    Y en las versiones en Inglés, Francés, Alemán e Italiano no figura, auqneu son listas más cortas.
    .
    No lo quise poner en el artículo, pero el hijo de Lugones que quizás causó el suicidio de su padre, fue el inventor de la picana eléctrica, instrumento de tortura con el que martirizaron a su propia hija, nieta de Lugones, asesinada por la dictadura.
    .
    https://es.wikipedia.org/wiki/Picana_el%C3%A9ctrica

  3. Jorge says:

    Extraña familia la de Lugones, aunque provenian de orígenes familiares muy “humildes” incluso para un miembro de la oligarquia criolla.

    A todo esto Armando, que opina usted de la Huelga de Deberes que se comenta por España ? Debería publicar una nota.

    No puedo creer lo bajo que cayo España en los últimos tiempos, cada vez se parecen más a latinoamérica.

    Saludos

  4. Armando says:

    Ah, con plata cualquiera es vivo.
    Y se les acabó la plata
    No sólo a ellos
    .
    Esto es verídico aunque parezca imposible, o en fin verídico, al menos un diario pasquín inglés lo publicó y había un video. Pasaba en una ciudad de Inglaterra, no Londres, una del norte, Manchester o algo.
    Una chica joven persiguiendo a un moro o pakistano de turbante exigía que el viejo ese le pagara dos dólares por la mamada que le había hecho.
    Y el moro se los negaba !
    .
    Dos libras o dos dólares, casi es lo mismo, da para comprarse un botellón de dos litros de sidra la más barata.
    O una hamburguesa, pero no las dos cosas. O una papa al horno con un poco de queso.
    .
    Estoy seguro que en Baires cualquier chica de la vida cobra más de dos o tres dólares por un servicio.

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR