Home » 100 mejores libros no-Ficción, Biología, Ciencia, Culturales, Destacado, España, Europeana, Literatura, Portada » 100 mejores libros no-Ficción, 9, ‘Vida’ -Torres de Villarroel

100 mejores libros no-Ficción, 9, ‘Vida’ -Torres de Villarroel

.

Autobiografía (y más) de un pícaro universitario del siglo 18

Diego de Torres Villarroel (Salamanca 1694 – † 1770) fue un escritor, poeta, dramaturgo, médico, matemático, periodista, sacerdote y catedrático de la Universidad de Salamanca.

Y pícaro a todos los premios, exiliado varias veces o escapado huyendo de la justicia.

 .

En el temprano siglo 18 el joven y pobre Villarroel, estudiante becado por su inteligencia, se dio cuenta que la Universidad estaba en decadencia que era una estafa y que estaba fácil medrar en ella -una dificultad era su carácter travieso, ladrón, aventurero, díscolo y burlón de la autoridad establecida.

.

Recordemos que Montevideo es fundada entre 1724 y 1726, por ese tiempo campaba por sus respetos, por Salamanca, Portugal y Madrid, este pícaro universitario.

.

Al salir de la Universidad huyó de las autoridades a Portugal, a Oporto y a Coímbra, donde llevó una vida aventurera en la que fue sucesivamente ermitaño, bailarín, empreñador de casadas y doncellas, alquimista, matemático, soldado portugués y desertor, torero, estudiante de medicina, curandero, astrólogo y adivino.

Regresó a Salamanca, leyó libros de filosofía, magia y matemáticas -su padre era librero- y se le ocurrió montar un buen negocio de escribir Almanaques, que no es lo que ahora entendemos por esa palabra, sino unos libros a modo de profecías. Ya existía otro autorizado, que le metió pleito, y Villarroel logró publicarlo con tan buena fortuna que justo el Rey de Francia se murió como Villarroel había pronosticado en su Piscator de Salamanca.

.

Dicen que pronosticó la Revolución Francesa, mucho antes que ocurriera, y así:

 

Cuando los mil contarás
con los trescientos doblados
y cincuenta duplicados,
con los nueve dieces más,
entonces, tú lo verás,
mísera Francia, te espera
tu calamidad postrera
con tu rey y tu delfín,
y tendrá entonces su fin
tu mayor gloria primera.

 .

Que para aclaración al lector expresamos como ecuación,

.

1000 + (300×2) + (50×2) + (9×10) = 1790 el año de la revolución francesa -recordemos que Villarroel murió en 1770, veinte años antes, así que esa profecía, si realmente la escribió, no le benefició en nada, en su fama acaso.

Aunque quieren decir que estudió Medicina, lo que hizo fue aprenderse un libro de aforismos de medicina, ¡él mismo lo cuenta ! Y con esa mandanga se recibió de médico, salió médico en treinta días.

Ya ven Uds el estado penoso de la Universidad española en el siglo 18, nunca había sido buena pero ahora estaba hundida.

El mismo Villarroel, muy consciente de su ignorancia en materia médica, de médico propiamente dicho nunca ejerció y él mismo lo reconoce, no quería matar a nadie.

 .

Aprendió un poco de matemáticas y lo nombraron catedrático de Matemáticas en Salamanca, hacía 30 años que no había uno, tal era la ignorancia supina en España. La escandalosa alegría que tuvo su victoria en la Universidad, en debate público frente a miles de estudiantes y ciudadanos se lee con admiración.

Él mismo reconoce que sabía muy poco, habrá que creerle, o sea era como los catedráticos sinapios de ahora, igual enseñaba a los que no sabían nada.

.

Por cuestiones de cuchilladas a un cura escapa el catedrático de Matemáticas, y vividor, con un amigo noble y rico a Burdeos, disfrazados y entre la nieve pasando penalidades y al regresar lo expulsan exiliado a Portugal, de donde a los años vuelve enfermo, no pobre porque su Almanaque le daba mucho dinero, y a su regreso se recibe de cura, medrando, y escribe su vida.

.

Villarroel no hizo ninguna contribución a la Ciencia, era un espabilado de ninguna manera las luces del entendimiento alumbraron en él (era contrario a Newton y a Descartes) simplemente en una sociedad caduca y negada fue un vivo que supo vivir de los bobos -incluso vivir a costa de la superstición de condesas y duquesas, como la de Alba que le pagó una vivienda en la Universidad a este vivales hasta el final de sus días.

 

Pero su Vida es muy interesante como documento de la vida intelectual universitaria y social de aquel siglo 18, Siglo de las Luces en Europa  -aunque en España pocas luces había, y si no tenías cuidado, la Inquisición te quemaba vivo-  y es ameno, divertido, y merece leerse por eso la he seleccionado de entre su extensa obra.

 .

☼ Diego de Torres Villarroel; VIDA; edición anotada e introducción de Manuel María Pérez López http://www.cervantesvirtual.com/obra/vida/

Vida, ascendencia, nacimiento, crianza y aventuras del Doctor Don Diego de Torres Villarroel [descarga el pdf] (primera publicación en 1743

 .

☼ Un estudio de la biografía de Villarroel, muy detallado y excelente, se puede descargar, pdf, de acá ► Biografía de Diego de Torres

Este estudio niega algunas de la exageraciones de Villarroel, el panorama no era tan malo en todas las universidades españolas como en la de Salamanca.

 

☼ La obra de Villarroel es numerosa, el lector que le pique la curiosidad puede ir a un ► Portal de Villarroel en el Centro Virtual Cervantes y descargar sus obras.

 .

http://www.cervantesvirtual.com/portales/diego_de_torres_villarroel/

 .

Es un sitio bajo la dirección científica de Manuel María Pérez López, y es excelente.

 .

☼ Uno interesante que está ahí, que se puede leer y copiar por partes a un archivo de texto si se quiere conservar, es

Visiones y visitas de Torres con don Francisco de Quevedo por la Corte / Diego de Torres Villarroel. Edición digital modernizada

.

☼ Otro posible interesante,

Los desahuciados del mundo y de la gloria / Diego de Torres Villarroel. Edición digital modernizada

☼ Uno que la Inquisición se lo quemó, y por poco lo queman a él, fue

vida natural y Catholica

que se puede bajar de Internet Archive, donde hay otros de o sobre este autor.

 

.

.

CONCLUSIÓN

De este pícaro se han enseñado muchos que profesan de la picaresca en la Universidad de Sinapia y de ellos contaremos en otros momentos aquí.

,,

Be Sociable, Share!

3 Responses

  1. Jorge says:

    Muy buenos datos Armando, voy a tratar de leer más al respecto.

    Esta es la historía que me gusta, aquella que se quiere ocultar. La historia viva que va más alla de las fechas y los hechos.

    Ahora le pregunto, como juzga usted el nivel de las universidades americanas en el Imperio ?

    Lo poco que yo se si no me equivoco, es que acá en estas tierras la inquisición no había cuajado como en la metrópoli y había una mayor libertad para conseguir los libros “prohibidos” aunque todo “ilegalmente” claro, ya sabrá usted cuales.

    Por eso cuando uno lee biografía de americanos “liberales”, muchos no tenían nada que envidiar a un intelectual español de entonces.

    Saludos

  2. Armando says:

    Precisamente el nivel era el mismo, y muchas eran buenas.
    Supongo que hay que distinguir entre instituciones y personas.
    .
    Las instituciones, en fin, si lee en la vida de este sinvergüenza de Villarroel, la cátedra de matemáticas no había estado ocupada en siglo y medio !
    él la agarró porque no pagaba mucho, sólo tuvo un contrincante.
    .
    Además creo que era Astrología Y matemáticas, lo que importaba era la Astrología !!
    A peor no todas las Universidades tenían esas Cátedras menores, digamos de artes liberales, la de Salamanca tenía algunas.
    .
    La función de las universidades en América la principal era formar curas, y toda esa carrera de cura, obispo, formar médicos, abogados y alguna otra cosa como de lujo que dependía del entender de los catedráticos, dineros, permiso de los obispos, etc.
    Ingeniero, o Navegante, eso era en las Escuelas de Marina que en Cádiz había una, Ingeniero en las de Artillería o del Ejército.
    .
    Eso era igual en Oxford y Cambridge, eh, lo que se entiende por Universidad surge en Alemania en el siglo 19, y los ingleses y americanos lo imitan a las cansadas, bastante más tarde.
    Era un mundo muy diferente el del siglo 18, por eso la vida de este pícaro catedrático ofrece una ventana a ese mundo.
    .
    Una vez, es una cosa famosa que cuenta, iba por Salamanca con un viejo catedrático y discutieron, y el Villarroel se puso unas castañuelas en las manos, y empezó a bailar alrededor, y tocar de las castañuelas y a reírse de él.
    Los otros catedráticos no podían ni verlo al pillo, pero como lo protegía la duquesa de Alba que hasta le pagaba la vivienda, le podían tocar las p…

  3. […] prosa brillante que examina a Quevedo, a Torres de Villarroel (<- ya estudiado acá), a clásicos ingleses como Thomas Browne, escritores españoles y […]

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies