Home » 100 mejores libros no-Ficción, Artes Visuales, Culturales, Destacado, España, Europeana, Literatura, Portada » 100 mejores libros no-ficción, 48 -‘Un día de cólera’ de Pérez-Reverte

100 mejores libros no-ficción, 48 -‘Un día de cólera’ de Pérez-Reverte

Es una novela histórica, y no es ficción

Verdad y no ficción por el tema, con tratamiento novelado porque es la manera de que el público español conozca su historia, el libro de Arturo Pérez-Reverte (yo creo que sin duda ninguna nuestro mejor escritor vivo y en activo), ajustado a unos hechos gloriosos que de ninguna manera son por todos conocidos, fruto de una labor de documentación exhaustiva, es uno de los mejores de nuestra literatura.

Veamos uno de sus episodios, pintado para la posteridad en un cuadro que cuelga en el Museo del Prado.

«La maja —lo sabrán más tarde los artilleros— se llama Ramona García Sánchez, tiene treinta y cuatro años y vive en la cercana calle de San Gregorio. Al poco rato la releva un artillero. No es la única que en este momento participa en el combate. La inquilina del número 11 de la calle de San José, Clara del Rey y Calvo, de cuarenta y siete años, ayuda al teniente Arango y al artillero Sebastián Blanco a cargar y apuntar uno de los cañones, en compañía de su marido, Juan González, y sus tres hijos. Otras mujeres traen cartuchos, vino o agua para los que pelean. Entre ellas está la joven de diecisiete años Benita Pastrana, vecina del barrio, que salió a la calle al saber herido a su novio Francisco Sánchez Rodríguez, cerrajero de la plazuela del Gato.

También combaten la malagueña Juana García, de cincuenta años; la vecina de la calle de la Magdalena Francisca Olivares Muñoz; Juana Calderón, que tumbada en un zaguán carga y pasa fusiles a su marido José Beguí; y una muchachita quinceañera que cruza a menudo la calle sin inmutarse por las descargas francesas, llevando en el delantal munición para su padre y el grupo de paisanos que disparan contra los franceses desde el huerto de las Maravillas, hasta que en una descarga cerrada cae muerta por una bala. El nombre de esta joven nunca llegará a saberse con certeza, aunque algunos testigos y vecinos afirman que se llama Manolita Malasaña».

Yace muerta Manolita Malasaña en el suelo y su padre Juan Manuel Malasaña se arroja sobre el dragón francés y lo mata con su navaja.

Eugenio Álvarez Dumont, 1887, 365 x 207 cms.

En la esquina de la actual calle de Daoiz con San Bernardo frente a la iglesia de Montserrat.

El hermoso libro de Pérez-Reverte tiene la experiencia de ser reportero de guerra, y el vuelo de su ficción, por él desfilan innumerables personajes, un friso del pueblo de Madrid que en un día glorioso de cólera se alzó sin armas pero armado de singular valor contra el ejército más poderoso de Europa, el ejército del conquistador Emperador Napoleón.

El autor también discute el tremendo dilema de aquel tiempo y lugar, Napoleón y los franceses traían la modernidad, el carcomido edificio de la monarquía borbónica se caía en pedazos pero un pueblo orgulloso no podía tolerar que una raza extranjera lo sojuzgara sin luchar, y así los dos capitanes héroes Daoíz y Velarde entran en la historia, peleando con su pueblo sin dar cuartel y hasta la muerte gloriosa.

Oficiales, soldados, hombres del pueblo desesperado, mujeres insufladas del aliento heroico, niños y niñas también que ayudan a los que pelean y que a veces son asesinados por la soldadesca francesa, sacerdotes fanáticos o patriotas todo es lo mismo en ese momento forman un coro como de tragedia griega que asiste al desmoronamiento de un país -recordemos que este es el día en que cae el Imperio Español, Dos de Mayo de 1808, aplastado por la Europa que armada hasta los dientes cae sobre la desprevenida Península.

El libro de Pérez Galdós sobre el mismo tema en sus Episodios Nacionales, El Dos de Mayo, es muy bueno y merece leerse también, pues Galdós pudo incluso hablar y entrevistar a la gente que peleó entonces, pero este libro de Pérez-Reverte es superior.

Y los califico de libros, no de novelas pues al final de cuentas el libro de Galdós también es una novela, porque ¿acaso las Historias de Herodoto no son muchas veces historias noveladas, cuentos que le contaron los egipcios o los persas y que el retransmite no sabemos con qué fidelidad o arreglo?

Yo leía este libro con un nudo en la garganta y recordaba las palabras del poeta,

Y cuando en la hispánica tierra

Pasos extraños se oyeron

Hasta las tumbas se abrieron

Gritando ¡Guerra, Guerra!.

,,

Be Sociable, Share!
Tags:

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies