Home » Culturales, España, Europeana, General, Portada » Almohada no viene de los moros almohades

Almohada no viene de los moros almohades

Que los moros almohades trajeron las almohadas a España cristiana, dicen algunos,  más que etimología e historia viene a ser un mal chiste

A ver si se creen que los guerreros cristianos dormían con lanzas por almohada, a la espera del alba.

Las almohadas en general son del ajuar de ropa de todos los pueblos, y su función es evitar el dolor de cuello y cervicales si se duerme en una superficie plana. Todos los pueblos las conocen, en cuanto a esos cacharros o muebles de madera que usaban los egipcios, eso era para sostener la cabeza de los muertos en el ataúd y si acaso le ponían un pequeño cojín arriba. Los japoneses también usaban una cosa dura, un mueble como un cajoncito con un cojín arriba, donde incluso guardaban un libro, o un cuaderno para escribir, es famoso el diario de una japonesa del año mil → El libro de la almohada de Sei Shoonagon.

En el año mil y pico en España, a muerte contra los almorávides y los almohades, los pobres cristianos no estaban para escribir muchos diarios de su vida, ni siquiera las damas de la corte castellana.

Los almohades eran un pueblo de feroces moros africanos muy fanáticos, una especie de salvajes talibanes del año 1100 y pico, [en el siglo 12] que invadieron España llamados por el califa para ayudarle a pelear contra los cristianos a quienes infligieron graves derrotas; por suerte su tiranía y las continuas luchas entre diversos clanes musulmanes debilitaron su imperio. Aparte de ciertos edificios monumentales como la Giralda -les gustaban los edificios altos- no dejaron cosa digna de mayor mención.

Simplemente almohada y almohade los nombres se parecen pero no tienen nada que ver, aunque se puede sospechar que el nombre sea o tenga alguna cosa de árabe, y es así.

Su nombre proviene del árabe andalusí مخدة mujadda, con adición del artículo determinado al-, esto es: المخدة al-mujadda, que viene del árabe estándar mijadda: almohadón o cojín. La raíz de esta palabra es jadd (lado o mejilla), así que se relaciona semánticamente con el hecho de apoyar la mejilla o descansar de lado.

De jadd también viene  quijada o sea la mandíbula, y recordemos que Cervantes dice jocosamente que Don Quijote a lo mejor se llamaba Quijada.

Por supuesto que los romanos conocían la almohada, a la que llamaban pulvinus (por las materias como polvo o hilo conque las rellenaban) pero esta palabra o derivadas no pasó al español, al menos no al español que hablamos hoy en día.

Pero pulvinus sí pasó al inglés, que a la almohada tienen la ocurrencia de llamarla pillow.

The word pillow comes from Middle English pilwe, from Old English pyle (akin to Old High German pfuliwi) and from Latin pulvinus. The first known use of the word pillow was before the 12th century

Pulvinus tampoco pasó al italiano, que a la almohada casi la llaman cojín, muy parecido se pronuncia la palabra cuscino.

Il cuscino è un oggetto, rettangolare, triangolare, circolare o di altre forme, di stoffa ripieno di materiali morbidi che viene posto sul materasso per appoggiarvi la testa durante il sonno.

Cosa parecida pasó en Cataluña donde con poca imaginación a la almohada casi la llaman cojín como los italianos, incluso coixí se parece todavía más a cojín.

Un coixí (ant. capçal) és un sac de tela, cuir, etc., rectangular, rodó, etc., cosit per tots costats, farcit de llana, ploma, crin, fibra de polièster, teixit sense teixir, escuma de niló o altra matèria filamentosa i elàstica o fins i tot paper esquinçat en fragments, per a recolzar-hi el cap, repenjar-hi l’esquena, els braços, posar sota els peus, etc

En portugués de Portugal la llaman almofada, o sea que es casi como en español, pero también tienen la palabra travesseiro, que es una almohada pero más larga como de cama de matrimonio, y travesseiro prefieren llamar a la almohada en Brasil.

Uma almofada é um objeto de utilidade doméstica utilizado para dar apoio às costas em adição aos sofás, bem como para dar suporte para os pés, pernas, cabeça, etc. É uma espécie de saco fechado contendo matéria mole ou elástica (paina, algodão, crina, penas, esponja de borracha, espuma de plástico), ou retesado por molas ou ar comprimido, para servir de encosto, assento, apoio de cabeça,

No Brasil, a variação da almofada usada para apoiar a cabeça para dormir é chamada de travesseiro, enquanto em Portugal se usa o termo almofada para a almofada pequena (geralmente em cama de solteiro) e o travesseiro é uma almofada grande, geralmente usada em camas de casal.

“Almofada” originou-se do termo árabe اَلْمُخَدَّة al-mokhada.

En francés a la almohada tienen la gracia de llamarla l’oreiller. Tampoco pulvinus tuvo suerte en la Francia.

L’oreiller est un petit support placé sous la tête, généralement utilisé dans un lit.

Oreille es la oreja en francés, de ahí vendrá el nombre. Cuando los franceses duermen bien a modo, duermen sobre sus dos orejas, para que vean, deben tener almohadas de plumas muy blandas en la Francia.

Dormir sur ses deux oreilles

Los vascos para ser diferentes a todos llaman burko/burkoa a la almohada.

Los españoles o sea descendientes de los romanos y de bárbaros salvajes invasores germánicos romanizados, conocían el pulvinus o sea la almohada romana, pero cuando la invasión de los árabes el nombre almojada / almohada, reemplazó al nombre romano que fue olvidado.

Es curioso que los ingleses o sea los anglosajones conservaron y modificaron la palabra pulvinus que dio su pillow, el de ahora.

Los alemanes a la almohada, que es palabra bien femenina, la llaman das Kissen, que es un neutro, será que le dan besos a la almohada a falta de otra cosa.

Conclusión. Almohada, el nombre es árabe, vale, pero no tienen nada que ver con los almohades.

.

Be Sociable, Share!

One Response

  1. Anselmo says:

    “Nunca te acostarás sin saber una cosa más”.

    Gracias !

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies