Home » Energías alternativas, Europeana, Portada, Uruguay » Asombroso, históricamente la comida está barata

Asombroso, históricamente la comida está barata

Cuando se regrese a anteriores situaciones históricas la tragedia será inmensa

Cuando Hitler ganó el poder  –dicen que lo votaron los alemanes, pero no fue exactamente así; no ganó las elecciones, fue un candidato muy votado entre otros, pero la asustada clase gobernante alemana lo aupó al poder, lo designó Chancellor ( o sea Primer Ministro, y eso ha pasado en muchos países y en Gran Bretaña es lo usual) esperando que parara por medios violentos la Revolución Social- uno de los slogans de Adolf era,

¡Trabajo y Pan!   Arbeit und Brot !

Los alemanes años después de todas esas tragedias, cuando los entrevistaban decían,  “Trabajo y Pan.  Las generaciones actuales no lo entienden, ¿Qué es el pan para ustedes?  El pan, no es nada, hoy el pan no es nada.  Todo está barato hoy (años sesenta) pero es que entonces ni había pan ni había trabajo, y la gente entró en una desesperación hoy incomprensible.”

No era sólo el pan.  Cuando Berlín inauguró los Juegos Olímpicos mucha gente portaba sobretodos (abrigos) hechos de fibra de ortigas, y tengo amigos centroeuropeos que llevaron en su tiempo.  No abrigaban como la lana, desde luego.

Y una radio ¿Qué es una radio hoy en día?  A veces te la regalan cuando compras una revista.  Pues bien, Adolf, pese a todos sus esfuerzos porque en todas las casas alemanas hubiera una radio, para envenenarse con sus delirios y mentiras, nunca lo pudo conseguir; aunque en este caso fue porque se gastaba todo el dinero en hacer armas, pero piensen Uds en una Europa con muy pocas radios, poca comida, ropa poca, sucia y mala, refrigeradores ni la clase media tenía, el que tenía una moto era muy rico, incluso tener una bicicleta no eran todos.

Yo mismo, nacido bastantes años después en Zaragoza, recuerdo en 1959 que nuestra radio era un modelo años treinta con válvulas o sea lamparitas, pero algún primo mio que se casó por entonces, en el piso nuevo que compró le venía ¡con una radio a galena de regalo!  ahora te regalan un coche.  A mi por supuesto la radio a galena de mi primo mayor me parecía maravillosa, y me ponía los auriculares  (no tenía amplificador ni altavoz como la nuestra de más de 30 años antes) y jugaba con el pelo de gato, un alambre que tocaba un cristal de galena y con él se sintonizaba, ¡tomá electrónica estado sólido, 1959!

Y yo tenía bicicleta, un momentito, 1959: era casi el único niño del barrio que tenía una bici.

Esto de introducción lo pongo para que se hagan una idea de cómo era la situación, finales de los años 50 (había sido peor, mucho peor) y en muchas partes de España y de Europa era incomprensiblemente peor, incomprensible para los que hoy viven y les quede claro, que viven Uds como dios.

Unas nubes de tormenta aparecen en el horizonte, que es la subida del precio de los alimentos o sea de las materias básicas con las que se hacen nuestros alimentos: cereales, azúcar, carne, etc.  Yo mismo leyendo artículos, veo gráficas, también compro y he notado que el pan que en Inglaterra me costó tan poco como 9 peniques el pan de 750 gramos (el standard aquí) ahora vale 120 peniques, 100 peniques o sea una libra a veces con suerte.

Un gráfico publicado en el El País de Uruguay muestra que esta preocupación es generalizada .

Maíz, Azúcar, Trigo, Aceite de soja tienen aumentos espectaculares.

El Maíz sobre todo, alimento fundamental para muchas naciones americanas y especialmente para México, pero también para los EEUU (ahí casi todo lo que se come o es maíz o se deriva del maíz) y que a peor mucho se deriva para generar bioetanol y no siempre el residuo fermentado que se supone sirve para el ganado o pollos, pero a menudo está contaminado y no vale.

Aunque el Maíz su precio asciende desde un valor muy bajo.

El trigo también con aumentos superiores al 50 % y el Arroz alimento de las masas asiáticas también y otros, porque cuando un alimento sube el precio alto tira también de los precios de otros hacia arriba.

La gráfica también pone el acento en el aumento del precio de los Fertilizantes, cuya causa es el aumento del precio del Petróleo  -y eso a pesar de que la mayoría se fabrican con gas metano (sales amoniacales y nitratos) pero el aumento del precio del petróleo, que este año el promedio anual del Brent ha sido superior a u$d 100 el barril tira todos los costos hacia arriba.

Con 7 Mil Millones (seven billion que dicen los anglosajones) de personas destrozando el mundo estos aumentos de precios son preocupantes, porque mucha gente, y digo, cientos de millones no tienen para comer y como Mil Millones no pueden pagar estos precios, y esto es lo que causa los crecientes conflictos en el Sur musulmán del Mediterráneo.

Ya expliqué que Egipto es el país más superpoblado del mundo (si atendemos a su poca tierra productiva y su enorme población) y que es un polvorín ya en explosión.

Mi sorpresa.   Lo que me ha dejado asombrado es que esta situación preocupante, QUE NUNCA HEMOS ESTADO TAN BIEN COMO AHORA.

Cuando vamos a los datos históricos, es para echarse a temblar, y esto no son jeremiadas ni nada.  Vean Uds mismos la gráfica de precios históricos de alimentos que encontré.

Click en la imagen para verla a mayor tamanno

(Imagen tomada de   Long Term Crop Prices .  Este sitio tiene unas excelentes gráfica de correlación de precios de maíz y trigo, históricos, que demuestra lo que intuitivamente está claro: que si sube uno de ellos el otro también sube algo parecido.  También otra sobre correlación entre precios de soja y de maíz.  Porque intuir algo está bien, pero saber, para saber hay que llevarlo a cifras y estadísticas.)

Esta gráfica DEMUESTRA que durante los años 20 hasta finales de los 50 la comida estaba horriblemente cara.  De hecho los americanos (y también los latinoamericanos) se forraron exportando granos, trigo y carne a la Europa devastada por las guerras y privaciones.

Uno de los que leyeron el artículo citado de la gráfica, comentó,

During the late 1940’s I and other high school kids had reasonably well paid summer jobs at the three large grain elevators near Amarillo TX. We were mostly emptying boxcars with mechanical mules and brooms. I recall some locals a hundred yards or so from the elevators sweeping up wheat spilled from the boxcars. Some farmers were doing so well that they put in landing strips and bought airplanes. I believe that most of the wheat was being shipped to Europe

Al final de los años 40, yo y otros chicos del Liceo teníamos trabajos en el verano, bien pagados, en tres grandes silos de granos cerca de Amarillo, Texas.  Mayormente vaciábamos camiones de granos con mulas mecánicas y escobas.  Me acuerdo de gente de ahí, a 100 metros de los silos barriendo trigo que desbordaba de los camiones.  Algunos agricultores ganaban tanto dinero que se compraron avionetas y montaron pistas de aterrizaje en sus tierras.  Creo que la mayor parte del trigo se exportaba a Europa. 

A pesar del aumento de la población mundial hasta ahora los aumentos en productividad agrícola han podido alimentar a esta población creciente. Eso fue porque efectivamente hemos comido petróleo barato.  Pero el petróleo ya no está barato, cada vez está mas caro y la humanidad va a perecer, A MILES DE MILLONES.

Otra consecuencia histórica, que mis queridos Latinochés deben extraer de esa importante gráfica, vale si no os da el mate para entenderlo os la voy a explicar:  que esos altos precios coincidieron con la época dorada, cuando Argentina y Uruguay eran muy prósperos y sin entender de dónde venía esa riqueza no la invirtieron en industrializarse bien.  O al menos Uruguay no lo hizo, Argentina sí pero luego ese esfuerzo desfalleció.

En Uruguay y todavía en los años cincuenta, los muy gandules se jubilaban a los 40 años de edad, sin haber trabajado nada por supuesto.  No todos, pero era una especie de jauja rifada, muchos, el vivo, el que estaba en la pomada, su mujer, etc.

Se creían que tenían derecho divino a vivir así.   Cuando las cosas cambiaron su terrible estupidez e ignorancia no les dio el cerebro más que para echarle la culpa a los países capitalistas y creer que poniendo el comunismo podrían seguir viviendo como antes y mejor, y por supuesto sin trabajar.  Mientras el Uruguay entraba en la guerra civil y el colapso de principio de los 70.

Veamos lo que dice uno de los mayores canallas que envenenaron a los uruguayos y los llevó a una terrible tragedia.  O sea Galeano, el autor de la celebrada Las Venas Abiertas de América Latina  –libro famosísimo y de éxito rotundo, un panfleto que hasta Chávez se lo regaló a Obama-  es la Biblia del Idiota Latinoamericano.  Y no digo que muchas de las situaciones que denuncia sean falsas, pero al culpabilizar casi exclusivamente a las empresas extranjeras y la enteca burguesía nacional no facilitó entender que era necesario industrializar más y mejor, y defender esas empresas del embate extranjero.

Veamos lo que escribe sobre el café, vale para los demás productos,

¿Qué es esto? ¿El electroencefalograma de un loco?  En 1889 el café valía dos centavos y seis años después había subido a nueve; tres años más tarde había bajado a cuatro centavos y cinco años después a dos. Este fue un período ilustrativo.1 Las gráficas de los precios del café, como las de todos los productos tropicales, se han parecido siempre a los cuadros clínicos de la epilepsia, pero la línea cae siempre a pique cuando registra el valor de intercambio del café frente a las maquinarias y los productos industrializados. Carlos Lleras Restrepo, presidente de Colombia, se quejaba en 1967: ese año, su país debió pagar cincuenta y siete bolsas de café para comprar un jeep, y en 1950 bastaban diecisiete bolsas. Al mismo tiempo, el ministro de Agricultura de São Paulo, Herbert Levi, hacía cálculos más dramáticos: para comprar un tractor en 1967, Brasil necesitaba trescientas cincuenta bolsas de café, pero catorce años antes setenta bolsas habían sido suficientes.

1 Pierre Monbeig, Pionniers et planteurs de São Paulo, París, 1952.

Claro, en 1950 tomar café en Europa era cosa de ricos, y por ejemplo los ingleses y los españoles lo bebían mezclado con cebada malteada  –y no me lo discuta nadie que yo lo he bebido así-  e incluso hoy en Inglaterra, tras tantos años del malte (como lo llamaban en España)  se puede comprar, una especie de perversión del gusto.

¿Se molestó Galeano en estudiar cual fue el incremento de producción de café mundial, qué otros países pasaron a producir y antes no, qué impacto a la baja necesariamente tuvo sobre los precios? Claro que no, su panfleto lo escribió en un momento álgido de la Guerra Fría y su propósito era ayudar a la consigna del Che, de crear muchos Vietnams en América Latina.

Los centros de decisión donde los precios se fijan se encuentran en Washington, Nueva York, Londres, París, Amsterdam, Hamburgo; en los consejos de ministros y en la bolsa. De poco o nada sirve que se hayan suscrito, con pompa y estrépito, acuerdos internacionales para proteger los precios del trigo (1949), del azúcar (1953), del estaño (1956), del aceite de oliva (1956), y del café (1962). Basta contemplar la curva descendente del valor relativo de estos productos, para comprobar que los acuerdos no han sido más que simbólicas excusas que los países fuertes han presentado a los países débiles cuando los precios de sus productos habían alcanzado niveles escandalosamente bajos. Cada vez vale menos lo que América Latina vende y, comparativamente, cada vez es más caro lo que compra.

Con el producto de la venta de veintidós novillos, Uruguay podía comprar un tractor Ford Major en 1954; hoy, necesita más del doble. Un grupo de economistas chilenos que realizó un informe para la central sindical estimó que, si el precio de las exportaciones latinoamexicanas hubiera crecido desde 1928 al mismo ritmo que ha crecido el precio de las importaciones, América Latina hubiera obtenido, entre 1958 y 1967, 57 mil millones de dólares más de lo que recibió, en ese período, por sus ventas al exterior.1 Sin remontarse tan lejos en el tiempo, y tomando como base los precios de 1950, las Naciones Unidas estiman que América Latina ha perdido, a causa del deterioro del intercambio, más de dieciocho mil millones de dólares en la década transcurrida entre 1955 y 1964. Posteriormente, la caída continuó. La brecha de comercio –diferencia entre las necesidades de importación y los íngresos que se obtienen de las exportaciones– será cada vez más ancha si no cambian las actuales estructuras del comercio exterior: cada año que pasa, se cava más profundamente este abismo para América Latína.

1 Central Unica de Trabajadores de Chile, América Latina, un mundo que ganar, Santiago de Chile, 1968.

Estaba barato un tractor en 1954, Eh?  Por esas mismas fechas Inglaterra tenía Cartilla de Racionamiento (ojo, eso que estaba en la cartilla había que pagarlo, la gente no tenía dinero para comprar ni esa poca comida) estaba tan arruinada por la guerra que tenía que exportar su buena antracita (es un carbón duro de la mejor calidad) y quemar carbón tan malo, que cientos de miles de personas perecieron ahogadas en Londres por la tremenda contaminación.

Nos tenían a los europeos acogotados y muertos de hambre estos gandules ladrones latinochés con sus altos precios, y cuando por el aumento de la producción europea, resultado de la paz, y por lo tanto la caída del dinero que los latinochés sacaban esos precios en origen cayeron, ya ven que todos se dedican a llorar y acusar a los demás, en vez de a sí mismos.

Ahora, que tienen los argentinos y uruguayos a las desesperadas masas hambrientas asiáticas pero bien cogidas, dicen que estos precios altos SON PRECIOS JUSTOS.

CONCLUSIÓN
Está claro que no nos van a poner el pan barato, que el petróleo va a causar una hambruna mundial feroz y arrasadora.
Los gobiernos deben anticipar una caída de producción de alimentos, porque se van a usar menos fertilizantes, y España en especial es uno de los mayores consumidores de fertilizantes del mundo; es otra cosa insostenible entre tantas insostenibles en una España que perece.

Aunque suelo poner el énfasis en el impacto que el aumento de precios del petróleo va a tener en el transporte –por ejemplo, los viajes en avión pronto serán algo limitado a las clases superiores, como en los años cincuenta– conozco mucha gente que no tiene coche, pero toda la gente que conozco come todos los días.
Así que enséñese a cultivar alguna cosa, a criar algunos animales, ponga el énfasis en árboles que den frutas o cosa de comer, en producir garbanzos, lentejas, boniatos, comida así de calorías porque otro escalón de la Gran Depresión 2 YA HA CAÍDO. Sí ya sé, poco se puede producir en un balcón o terraza, trate de mudarse donde tenga aunque sea un pequeño huerto.
PARA SABER MÁS

KAMIKAZE EN MONTEVIDEO

Regresó el kamikaze Mujica

,,

Be Sociable, Share!

5 Responses

  1. Emanuel says:

    Armando curiosa nota, muy interesante. Pero tratando de curiosidades encontre esto accidentalmente http://www.tlaxcala-int.org/upload/telechargements/3.pdf
    Pues muy dudoso el art{iculo ser{ia interesante una opini{on suya que usted sabe mucho de lo relacionado con la biolog{ia. Pues me parece desde mi humilde opin{on que ese analisis se baso en informac{ion incorrecta. Igual me gustaria una opini{on suya al respecto. Saludos

  2. Soy más joven, pero yo también he bebido sucedáneo de café: achicoria era, a finales de los 70.

    Muy bueno el apunte, Armando, y muy ilustrativo. Yo a menudo digo, cuando la gente me dice que no se vive tan mal (cada vez menos, cada vez está más claro que estamos por debajo de donde estábamos en 2007) que, efectivamente, que cuando se llega al cenit es cuando más alto estás. Por definición.

    Salu2.

  3. Gabi says:

    Che, Armando,
    ¿Quieres decir que las grandes fluctuaciones de precios de materias primeras están motivados por las “leyes del mercado”?

    ¿Que los directorios de la Anacconda Minning, de La societé Nestle y otras compañias con posiciones monopolistiscas “observan”las fluctuaciones del “mercado” sin intervenir?

    Por cierto estoy terminando La doctrina del Shock de Naomi Klein, y creo que es una excelente explicación de lo que nos contaba Galeano en sus venas y de mil asaltos mas al bien común

    salud

  4. Armando says:

    Por supuesto que intervienen, en el caso de monopolios el mercado son ellos o casi. Pero es más complicado que esto cuando hablamos de miles de productores o miles de compradores.
    Ocurre que citando lo que Galeano cuenta muy mal porque no es cierto,
    “Los centros de decisión donde los precios se fijan se encuentran en Washington, Nueva York, Londres, París, Amsterdam, Hamburgo; en los consejos de ministros y en la bolsa.”
    ¿Qué es eso de que los precios se fijan? Eso sólo se le puede ocurrir escribir a un uruguayo porque son todos comunistas, y lo único que se les puede ocurrir es que si el precio de la panceta en Chicago es (el que sea) si vas a vender panceta te van a pagar eso, o la vas a comprar a ese precio.

    No es así. Si fuera así ¿porqué fluctúa el precio de la panceta, del petróleo, del trigo, del cobre cómo no, del café y de todo?
    Un joven que lea eso de Galeano, y que por supuesto no tiene ni la menor idea de cómo funciona el Comercio Exterior (y en la época que E G publicó su panfleto la información a la que tenían acceso las personas era pobrísima, otra cosa completamente distinta a hoy en día) esa persona que no tiene acceso a esos limitados círculos comerciales, puede deducir que para comprar o vender café, cobre, petróleo, trigo, lo que sea, tienes que pasar por una especie de Clearing House en esos exaltados países centros del capitalismo para que autoricen, fijen, garanticen y paguen esos precios. No es así en absoluto.

    Galeano, colegas fuimos en la Universidad de Montevideo -él en una posición exaltada por supuesto- Galeano es un brillante ignorante como tantísimos uruguayos. De finanzas, de economía, de mercados internacionales y nacionales, de bolsa y de acciones y todo el complicado tinglado económico Galeano no sabe nada, y cuando escribió su panfleto sabía menos aún.
    Sus explicaciones equivocadas tampoco llevaron a ninguna cosa buena.

    “Cuando cayó la dictadura de Batista, había en Cuba cinco mil tractores y trescientos mil automóviles. Hoy hay cincuenta mil tractores, aunque en buena medida se los desperdicia por las graves deficiencias de organización, y de aquella flota de automóviles, en su mayoría modelos de lujo, no restan más que algunos ejemplares dignos del museo de la chatarra. La industria del cemento y las plantas de electricidad han cobrado un asombroso impulso; las nuevas fábricas de fertilizantes han hecho posible que hoy se utilicen cinco veces más abonos que en 1958. EL AZÚCAR ERA EL CUCHILLO Y EL IMPERIO EL ASESINO, en LAdAL”

    Claro, estafando a la URSS y viviendo a costa de los soviéticos, la Cuba de Castro vivía muy bien. No le pagaban el petróleo y le vendían azúcar a precio político alto, y aún así sus cosechas cada vez peores. Hasta que cayó la URSS y se les acabó el chollo. Y observen la canallada de decir que los coches en Cuba “en su mayoría eran modelos de lujo” cuando la Cuba anterior a Castro era el país de habla española más próspero (sí, más que España) y con una clase media más fuerte, que tenían coches pues normales que a un uruguayo le tenían que parecer de lujo porque en el país arruinado donde Galeano escribía ya no se importaban coches y circulaban las cachilas (ver Kamikaze en Montevideo, en la cita sobre Mujica).

    No se tome esto por una defensa de prácticas abusivas, sólo una advertencia sobre las propagandas leninistas de Galeano y sus colegas que tremendo daño hicieron en el Río de la Poca Plata convenciendo a la juventud que eran víctima de los astutos extranjeros.
    Y además de a Naomi Klein también conviene leer, “Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano (y español)” .

  5. […] Asombroso, históricamente la comida está barata […]

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR