Home » Biología, Ciencia, Culturales, Destacado, Energías alternativas, España, Europeana, Portada, Tecnología, Viajes » El desconocido secreto de la Pimienta

El desconocido secreto de la Pimienta

.

No era tapar el feo gusto de carnes en mal estado

¡Es la polla!

La ►pimienta negra Piper nigrum o en otras formas es el Viagra natural de la India.

Los hindúes consumen de toda la planta en verdura o hervida, no sólo los frutos verdes o secos como conocemos en Occidente.

Durante el Imperio Romano el comercio naval entre Roma y la India era enorme y los barcos transportaban desde la India toneladas de especias, no sólo pimienta, pero la pimienta era parte del sueldo de los legionarios.

Hay referencias de que en Italia los romanos entonces también cultivaban de la pimienta, posiblemente en invernaderos en el sur.

Se trata de una planta trepadora. Vietnam es el primer productor mundial, pero Brasil es el cuarto productor mundial ¡y por delante de la India!

Los estancieros latinochés, con la brutalidad y mal gusto que los caracteriza, calumnian a los europeos y españoles de que usaban la pimienta para tapar el mal gusto de carnes en mal estado en invierno, eso es una mentira fruto de la envidia y la ignorancia, sobre todo si consideramos que en la Edad Media y Renacimiento la pimienta era muy cara y precisamente los que la consumían más eran los ricos, los cuales comían incluso en invierno de carnes y pescados frescos.

Y la consumían tanto los ricos porque era su estimulante sexual muy fuerte.

La pimienta en el Mercosur. Puesto que Brasil produce y mucho de la pimienta no hay ninguna razón para que no se consuma mucho más en Uruguay y Argentina, y en Chile también.

Desprecien Uds la miserable pimienta molida, porque le meten harinas.

Consuman Pimienta Negra, Pimienta Verde y Pimienta Blanca, en grano.  Si por alguna razón la quieren molida, se compren un molinillo de pimienta.

También se puede consumir de la planta, pero supongo que salvo en Brasil no debe ser fácil encontrarla, en Londres se puede conseguir en algunas tiendas especiales, las hojas de pimienta son muy caras pero se usan en algunos platos hindúes.

Argentina puede perfectamente producir de la pimienta, y si vamos al caso, España también, cultivada en algunas partes como las Canarias o Salobreña, o en invernaderos, y puede ser la producción y venta de las plantas y de las pimientas frescas un interesante rubro.

Efectos genitales tras el consumo. En la comida, se debe masticar liberando el aceite esencial, picante, y bondadoso.

El efecto cuando circula por la sangre es de lo más estimulante, sin el peligro de morir de un ataque al corazón como de tomar Viagra, y sin que se le pongan las vistas azules.

La punta del pene le va a picar mucho, caballero, la inserción en una concha calentita le aliviará ese picor, que se va a repetir pertinaz, así que vuelva a hincar hasta que ya no de más de sí, que ya se sabe que esto dura, mientras dura dura.

A Ud señora le va a picar mucho la cotorra, ya sabe el remedio está ahí, en la cama al lado suyo al alcance de la mano.

Consumo. Agregue de la pimienta negra a estofados, guisos e incluso sopas, salsas y untos.

No, tímida señora, no una o dos, no, ¡un puñado! Un buen puñado de pimientas negras al estofado.

.

Sopa de mulligatawny. El nombre significa, sopa clara de pimienta, y eso es lo correcto.

Los ingleses por supuesto la desnaturalizaron completamente, por ejemplo poniéndole carne, cosa incluso prohibida por la religión hindú. Se puede comprar latas de mulligatawny soup en cualquier supermercado inglés, y en otras partes; es un producto detestable eso de la lata.

Para dos personas.

Haga un caldo vegetal, no va a conseguir hojas de pimienta fresca, use el caldo que sepa hacer y pueda, pero vegetal.

Agregue una cebolla roja y otra blanca, o sea, una por persona, picadas finitas. En la India hacen un enorme consumo de cebollas, presente en todos los platos.

Dátiles, por lo menos cuatro por persona, le quite el carozo primero.

Un buen puñado de pimienta negra. Curry. Un diente de ajo por persona, cortado en trozos. Aceite de oliva, sal al gusto. [Crema si la quiere cremosa, debería ser clarita, pero a muchas personas le gusta cremosa].

Cueza todo junto, puede agregar un poco de pasta como orzo, o pasta de letras.

Le puede quedar algo así. Es dulce por los dátiles, y muy picante.

El color amarillo está dado por la cúrcuma del curry.

Y esto es ! Les he contado un secreto para su felicidad, señoras y señores: ¡de nada !

.

Para saber más

the Periplus of the Erythraean Sea

.

☼ With ships sailing directly to the Malabar coast, black pepper was now travelling a shorter trade route than long pepper, and the prices reflected it. Pliny the Elder‘s Natural History tells us the prices in Rome around 77 CE: “Long pepper … is fifteen denarii per pound, while that of white pepper is seven, and of black, four.” Pliny also complains “there is no year in which India does not drain the Roman Empire of fifty million sesterces,” and further moralizes on pepper

Pepper was so valuable that it was often used as collateral or even currency. In the Dutch language, “pepper expensive” (peperduur) is an expression for something very expensive. The taste for pepper (or the appreciation of its monetary value) was passed on to those who would see Rome fall. Alaric the Visigoth included 3,000 pounds of pepper as part of the ransom he demanded from Rome when he besieged the city in 5th century.

After the fall of Rome, others took over the middle legs of the spice trade, first the Persians and then the Arabs; Innes Miller cites the account of Cosmas Indicopleustes, who travelled east to India, as proof that “pepper was still being exported from India in the sixth century”.  By the end of the Early Middle Ages, the central portions of the spice trade were firmly under Islamic control.

Once into the Mediterranean, the trade was largely monopolized by Italian powers, especially Venice and Genoa. The rise of these city-states was funded in large part by the spice trade.

► Black pepper  .

,,

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR