Home » Culturales, Destacado, España, Europeana, Literatura, Portada » El ‘Noli me tangere’ que comentó Juan Goytisolo

El ‘Noli me tangere’ que comentó Juan Goytisolo

Ayer Goytisolo se refiere al buen libro del héroe filipino Rizal, aquí lo tienen.

Aunque  el Dr. José Rizal tiene algunas calles dedicadas en España es una persona perfectamente desconocida para el público.  Ayer Goytisolo se refirió a su famoso libro Noli me tangere  –que hay que explicar ya para unas generaciones poco dadas al latín, quiere decir “No me toques”  y es una cosa que dijo Jesús en cierta ocasión.  En esta obra se refiere a los intocables de la iglesia católica en aquella Filipina colonial.

“Noli me tangere”

Juan Goytisolo

La novela de José Rizal, de 1887, fue condenada de inmediato al ostracismo en razón de su “carácter herético” y su “filibusterismo” por las autoridades religiosas y militares de Filipinas

¿Quién conoce en España a José Rizal?  la espesa nube que oculta su labor al lector español se adensa aún en torno a Noli me tangere, la novela de Rizal, impresa en Berlín a cuenta de autor en 1887

Rizal, un tagalo hispanizado que manejaba la lengua de Cervantes con la misma inteligencia y soltura que el Inca Garcilaso, nació en Calamba en 1861. Autodidacta primero, como un puñado de indígenas de la ex colonia española -los frailes les adoctrinaban en su idioma, pero habían prohibido la enseñanza del nuestro so pretexto de que no se contaminaran con ideas nocivas y perdieran sus preciosas almitas-, cursó luego estudios de medicina y filosofía en Madrid, París y Heidelberg. De la excelencia de su formación dan muestra sus vastos conocimientos en francés, inglés y alemán, así como su lectura de corrido en latín. Escritor, pintor, médico, oftalmólogo (curó de la ceguera a su propia madre), poseía en suma una cultura muy superior a la de sus colegas españoles de la época. Su ideario nacionalista, forjado por la experiencia de la opresión colonial de las islas, excluía no obstante el recurso a la violencia. Fundador primero de la revista La Solidaridad y luego de La Liga Filipina


Como muchos escritores hindúes, árabes y africanos del siglo que dejamos atrás, Rizal se servía de la lengua del conquistador para denunciar las injusticias y abusos de la colonización. De esta contradicción insoluble entre el amor a una lengua y cultura que asumía como propias y la indignación ante los atropellos cometidos contra sus hermanos indígenas brota, como un géyser, la fuerza de su escritura. Las burlas y el desprecio por parte de los frailes y guardias civiles a los tagalos que se expresaban en español no eran solo indignas de su proclamada misión redentora sino que actuaban a muy corto plazo contra los intereses de España. Sus temores, como sabemos, se convirtieron en realidad. Hundida en unas horas la flota española amarrada en Manila y expulsada la administración del decrépito poder colonial por los invasores estadounidenses, éstos impusieron el inglés a los nativos y el español pasó en unos pocos años a la triste condición de lengua extinta

Las amargas reflexiones de Rizal sobre su inútil empeño por asumir un idioma abocado a desaparecer de las Filipinas (“¿Para comprender los insultos y amenazas de los guardias civiles?”, escribió. “Para eso no hay necesidad de saber español, basta comprender el lenguaje de los culatazos”) se cumplieron puntualmente. Diez años después de su muerte, la inmensa mayoría de sus compatriotas no podía entender la obra de su primer escritor.

La pintura de la corrupción reinante, crueldad de la guardia civil, incompetencia de la administración e indolencia de sus asalariados (“todo un mundo de parásitos, moscas o colados que Dios creó en su infinita bondad y tan cariñosamente multiplica en Manila”) son tratados con incisivo humor.

 En un momento de crisis nacional, la de Cuba y Filipinas a fines del siglo XIX una crisis muy parecida a esta -ésta va a ser peor, aún no ha pasado realmente nada y ya hay seis millones de cesantes que nunca encontrarán empleo-  la España autoritaria reaccionó asesinando a Rizal -asesinato judicial, forzado por jesuitas y dominicos que veían peligrar sus dineros en Filipinas-  y al poco perdió todo.

Goytisolo encuentra por casualidad el libro de Rizal,

es, como dije, un perfecto desconocido en la península. La cuidadosa edición de la excelente Biblioteca Ayacucho venezolana de la que pude procurarme un ejemplar en mi reciente viaje a Caracas debería ser republicada en España como homenaje a un autor despiadadamente barrido a los márgenes de nuestro intangible canon, pero vivo y bien vivo, como advirtió Unamuno, y podrá verificar hoy quien se asome venturosamente a sus páginas.

Yo intenté encontrar el libro de Rizal, y ante mi sorpresa no lo podía encontrar en castellano, digo, en versión electrónica, hace mucho que se terminó el copyright del exterminado autor filipino.  La biblioteca Gutenberg lo tiene traducido al Inglés, traducido al Tagalo, está en Francés ¡y hasta en Holandés!.

http://en.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Rizal

http://www.gutenberg.org/ebooks/20228

 Noli me tangere, en Tagalo

Au Pays des Moines by José Rizal

http://www.gutenberg.org/ebooks/30211

http://www.gutenberg.org/ebooks/30211.kindle.images

Filipinas Dentro De Cien Años (Estudio Politico-Social) by José Rizal

http://www.gutenberg.org/ebooks/14839

http://www.gutenberg.org/ebooks/14839.kindle.images

Este es le libro a que hace referencia Goytisolo, Las Filipinas dentro de un siglo es un libro profético.

Mi Ultimo Adiós by José Rizal

http://www.gutenberg.org/ebooks/1860

http://www.gutenberg.org/ebooks/18600.kindle.images

El Filibusterismo by José Rizal

http://www.gutenberg.org/ebooks/30903

http://www.gutenberg.org/ebooks/30903.kindle.noimages

Si quieren libros sobre las Filipinas, sigan este enlace

http://www.gutenberg.org/ebooks/search/?query=Philippines

Reseña Veridica de la Revolución Filipina by Emilio Aguinaldo

Su primer Presidente, aunque no reconocido por los EEUU, contra quienes luchó

http://www.gutenberg.org/ebooks/14307.kindle.noimages

http://en.wikipedia.org/wiki/Emilio_Aguinaldo

☼  http://www.filipiniana.net/microsite/cjr/index.jsp

The Social Cancer by José Rizal = Noli me tangere

http://www.gutenberg.org/ebooks/6737

Primary Sources in Philippine History

RIZALIANA

http://philhist.pbworks.com/w/page/16367051/Rizaliana

☼  Muy fastidiado yo  entonces por esta carencia, y como me parece que mis lectores pueden tener cierto interés en leer el libro novela de Rizal  -un tremendo cuadro de las costumbres coloniales en el agonizante imperio en Filipinas- pero tampoco nadan Uds  en piscina de oro, conseguí encontrar  el libro on-line; la lectura era fastidiosa y lo reconstruí como pdf.

Así que aquí lo tienen Uds, es un regalo de armandobronca.com bajo licencia de common agricultural policy creative, o lo que sea eso.

☼  download Descargar →   Noli me Tangere, Dr Rizal  ←

Si les interesan otros libros de Rizal, o el mismo libro en otro idiomas ver los enlaces arriba.

Para saber más

Guaraní Tagalo Vasco y Castellano

,,

Be Sociable, Share!
Tags:

12 Responses

  1. Emanuel says:

    Pues Armando gracias por el regalo de su página lo vamos a tener en cuenta. Muy interesante. No tenía ni la menor idea de este personaje. Pero bueno a leer y comentar. Saludos

  2. Juliano says:

    Estimados todos
    Pues su adiós es un clasico, ¿vé Vd Armando las diferencias de haber estudiado en el Liceo Francés y a cursos especiales en el Elbio Fernandez y no con los escolapios en la España clerical fascista? .
    Rizal era masón , mi padre me recitaba su último adiós
    saludos

    Mi último adiós
    ¡Adiós, Patria adorada, región del sol querida,
    Perla del mar de oriente, nuestro perdido Edén!
    A darte voy alegre la triste mustia vida,
    Y fuera más brillante, más fresca, más florida,
    También por ti la diera, la diera por tu bien.
    .
    En campos de batalla, luchando con delirio,
    Otros te dan sus vidas sin dudas, sin pesar;
    El sitio nada importa, ciprés, laurel o lirio,
    Cadalso o campo abierto, combate o cruel martirio,
    Lo mismo es si lo piden la patria y el hogar.
    .
    Yo muero cuando veo que el cielo se colora
    Y al fin anuncia el día tras lóbrego capuz;
    si grana necesitas para teñir tu aurora,
    Vierte la sangre mía, derrámala en buen hora
    Y dórela un reflejo de su naciente luz.
    .
    Mis sueños cuando apenas muchacho adolescente,
    Mis sueños cuando joven ya lleno de vigor,
    Fueron el verte un día, joya del mar de oriente,
    Secos los negros ojos, alta la tersa frente,
    Sin ceño, sin arrugas, sin manchas de rubor
    .
    Ensueño de mi vida, mi ardiente vivo anhelo,
    ¡Salud te grita el alma que pronto va a partir!
    ¡Salud! Ah, que es hermoso caer por darte vuelo,
    Morir por darte vida, morir bajo tu cielo,
    Y en tu encantada tierra la eternidad dormir.
    .
    Si sobre mi sepulcro vieres brotar un día
    Entre la espesa yerba sencilla, humilde flor,
    Acércala a tus labios y besa al alma mía,
    Y sienta yo en mi frente bajo la tumba fría,
    De tu ternura el soplo, de tu hálito el calor.
    .
    Deja a la luna verme con luz tranquila y suave,
    Deja que el alba envíe su resplandor fugaz,
    Deja gemir al viento con su murmullo grave,
    Y si desciende y posa sobre mi cruz un ave,
    Deja que el ave entone su cántico de paz.
    .
    Deja que el sol, ardiendo, las lluvias evapore
    Y al cielo tornen puras, con mi clamor en pos;
    Deja que un ser amigo mi fin temprano llore
    Y en las serenas tardes cuando por mí alguien ore,
    ¡Ora también, oh Patria, por mi descanso a Dios!
    .
    Ora por todos cuantos murieron sin ventura,
    Por cuantos padecieron tormentos sin igual,
    Por nuestras pobres madres que gimen su amargura;
    Por huérfanos y viudas, por presos en tortura
    Y ora por ti que veas tu redención final.
    .
    Y cuando en noche oscura se envuelva el cementerio
    Y solos sólo muertos queden velando allí,
    No turbes su reposo, no turbes el misterio,
    Tal vez acordes oigas de cítara o salterio,
    Soy yo, querida Patria, yo que te canto a ti.
    .
    Y cuando ya mi tumba de todos olvidada
    No tenga cruz ni piedra que marquen su lugar,
    Deja que la are el hombre, la esparza con la azada,
    Y mis cenizas, antes que vuelvan a la nada,
    El polvo de tu alfombra que vayan a formar.

    Entonces nada importa me pongas en olvido.
    Tu atmósfera, tu espacio, tus valles cruzaré.
    Vibrante y limpia nota seré para tu oído,
    Aroma, luz, colores, rumor, canto, gemido,
    Constante repitiendo la esencia de mi fe.
    .
    Mi patria idolatrada, dolor de mis dolores,
    Querida Filipinas, oye el postrer adiós.
    Ahí te dejo todo, mis padres, mis amores.
    Voy donde no hay esclavos, verdugos ni opresores,
    Donde la fe no mata, donde el que reina es Dios.
    .
    Adiós, padres y hermanos, trozos del alma mía,
    Amigos de la infancia en el perdido hogar,
    Dad gracias que descanso del fatigoso día;
    Adiós, dulce extranjera, mi amiga, mi alegría,
    Adiós, queridos seres, morir es descansar.
    .

    José Rizal, 1896
    .

    My Last Farewell
    Farewell, beloved Country, treasured region of the sun,
    Pearl of the sea of the Orient, our lost Eden!
    To you eagerly I surrender this sad and gloomy life;
    And were it brighter, fresher, more florid,
    Even then I’d give it to you, for your sake alone.

    In fields of battle, deliriously fighting,
    Others give you their lives, without doubt, without regret;
    The place matters not: where there’s cypress, laurel or lily,
    On a plank or open field, in combat or cruel martyrdom,
    It’s all the same if the home or country asks.

    I die when I see the sky has unfurled its colors
    And at last after a cloak of darkness announces the day;
    If you need scarlet to tint your dawn,
    Shed my blood, pour it as the moment comes,
    And may it be gilded by a reflection of the heaven’s newly-born light.

    My dreams, when scarcely an adolescent,
    My dreams, when a young man already full of life,
    Were to see you one day, jewel of the sea of the Orient,
    Dry those eyes of black, that forehead high,
    Without frown, without wrinkles, without stains of shame.

    My lifelong dream, my deep burning desire,
    This soul that will soon depart cries out: Salud!
    To your health! Oh how beautiful to fall to give you flight,
    To die to give you life, to die under your sky,
    And in your enchanted land eternally sleep.

    If upon my grave one day you see appear,
    Amidst the dense grass, a simple humble flower,
    Place it near your lips and my soul you’ll kiss,
    And on my brow may I feel, under the cold tomb,
    The gentle blow of your tenderness, the warmth of your breath.

    Let the moon see me in a soft and tranquil light,
    Let the dawn send its fleeting radiance,
    Let the wind moan with its low murmur,
    And should a bird descend and rest on my cross,
    Let it sing its canticle of peace.

    Let the burning sun evaporate the rains,
    And with my clamor behind, towards the sky may they turn pure;
    Let a friend mourn my early demise,
    And in the serene afternoons, when someone prays for me,
    O Country, pray to God also for my rest!

    Pray for all the unfortunate ones who died,
    For all who suffered torments unequaled,
    For our poor mothers who in their grief and bitterness cry,
    For orphans and widows, for prisoners in torture,
    And for yourself pray that your final redemption you’ll see.

    And when the cemetery is enveloped in dark night,
    And there, alone, only those who have gone remain in vigil,
    Disturb not their rest, nor the mystery,
    And should you hear chords from a zither or psaltery,
    It is I, beloved Country, singing to you.

    And when my grave, then by all forgotten,
    has not a cross nor stone to mark its place,
    Let men plow and with a spade scatter it,
    And before my ashes return to nothing,
    May they be the dust that carpets your fields.

    Then nothing matters, cast me in oblivion.
    Your atmosphere, your space and valleys I’ll cross.
    I will be a vibrant and clear note to your ears,
    Aroma, light, colors, murmur, moan, and song,
    Constantly repeating the essence of my faith.

    My idolized country, sorrow of my sorrows,
    Beloved Filipinas, hear my last good-bye.
    There I leave you all, my parents, my loves.
    I’ll go where there are no slaves, hangmen nor oppressors,
    Where faith doesn’t kill, where the one who reigns is God.

    Goodbye, dear parents, brother and sisters, fragments of my soul,
    Childhood friends in the home now lost,
    Give thanks that I rest from this wearisome day;
    Goodbye, sweet foreigner, my friend, my joy;
    Farewell, loved ones, to die is to rest.

    José Rizal, 1896

  3. Armando says:

    Aunque la lectura de ‘Noli me tangere’ es chocante para nuestra moderna sensibilidad o al menos para cualquier bien nacido, y que fuerza a tener reflexiones muy amargas sobre como se puede perder un Imperio abandonado en las manos avarientas de frailes y de milicos, hay que tener en cuenta que esto pasaba también, e incluso cosas peores en las colonias de Francia y de Inglaterra.

    La historia de la rebelión de los kenyatas del Mau-Mau y su represión por el ejército inglés es terrible, la de Bélgica en el Congo es de una vileza asombrosa, los franceses eran muy odiados en Indochina, etc, etc. Incluso en la India, en general las fuerzas imperiales y sus elementos explotadores de esa situación probablemente se porten muy parecido, explotando con impunidad y humillando a los nacionales.

    Incluso en estos tiempos daría para mucho hablar el comportamiento en Afghanistán e Irak, los nativos no parecen muy contentos, para decirlo por lo suave.

    Si los del PP se llegan a enterar de quien fue José Rizal, seguro que le cambian el nombre a esus calles y le ponen el de algún fraile o torero.

  4. Vidal J. Reyes says:

    Gracias Armando…

  5. José Ignacio Zuazu says:

    Buenos días. He leído el artículo de Goytisolo. Os comunico que podéis conseguir el libro, en castellano, en pdf, descarga directa desde la web del Gobierno Bolivariano de Venezuela, http://www.bibliotecayacucho.gob.ve/fba/index.php?id=97…at...
    Hay hasta 247 obras de escritores latinoamericanos.
    Saludos.

  6. Armando says:

    Otro enlace para pispar libros, muchas gracias

  7. Fernando says:

    Hola !
    .
    @ Armando > “…Si los del PP se llegan a enterar de quien fue José Rizal, seguro que le cambian el nombre a sus calles y le ponen el de algún fraile o torero…”
    .
    Pues éste nos deja (a muchos), algo cortos de opinión crítica, Armando: http://ow.ly/aIPah
    .
    Salú !

  8. Armando says:

    Alucinante. Un disparate tras otro. ¡La presión atmósferica engañada por la cultura judeo-cristiana !

  9. Fernando says:

    Hola !
    .
    Es que me entretengo con sus entradas.
    Arrancar con el clima es lo de menos, lo que sigue es un despacho a gusto.
    Yo creo que escribe y se va a dormir.
    Debe descansar plácidamente luego de sus publicaciónes, algo así como un orgasmo…
    .
    ——–
    .
    Hoy 20 de marzo de 2012, dicen que, de madrugada, ha entrado la Primavera. Y se supone que, este día, es el día con 12 horas exactas de luz, al estar el eje de la Tierra inclinado y en un plano perpendicular al plano de la órbita del Sol, igualando el día y la noche, según el conocimiento oficial que la humanidad tiene de la Tierra…
    .
    …que por cierto, viene desde tiempos de Galileo y de su verdugo jesuita inquisidor, el tal Torricelli, que le envenenó poco a poco durante tres meses, viviendo con él en su casa, y que pertenecía a la iglesia católica judeocristiana vaticanista de Roma, Italia, enemiga del conocimiento y de su evolución, pero amiga de las dictaduras, del fanatismo, de la mentira, del fraude, y de vivir chusqueramente del dinero publico de todos, a base de infiltrar en el Estado, en la Hacienda Pública, en la Justicia y en el gobierno de España, a gentes con voto de obediencia religiosa, y pertenecientes o próximos a la jerarquía de esa iglesia, como el rey católico judeocristiano vaticanista de España, cuyo yerno se dedica o se dedicaba a esquilmar impunemente las autonomías dirigidas por iluminados católicos como el de Baleares o el de Valencia, y que hacían suyo el dinero de todos robándolo, como el presidente del Consejo del Poder Judicial, el señor Divar, católico practicante diario con voto de obediencia religioso, o como los ministros del actual gobierno de España, como el ministro de Interior, numerario del Opus Dei (comulgando por la mañana y dando palos a los colegiales y universitarios por la tarde) y por consiguiente con voto de obediencia, igual que el empresario y familia de Ruiz Mateos también del Opus Dei, que roba o robaba a los inversionistas, empleados y trabajadores y se lo regalaba a los fanáticos religiosos de la iglesia católica judeocristiana vaticanista, como los “legionarios de cristo”, los del Opus Dei, los del Vaticano, los del Yunque, etc, etc, y todo, porque en su cabeza (seguramente trastornada), deberían existir voces de dios, que le decían que era el escogido para entrar en el cielo con chalecito y piscinita incluida, abriéndole él mismo las puertas gigantes del mismo.
    .
    ——–
    .
    Salú !

  10. […] que a lo mejor le escribió a su presidente Cánovas fue Rizal, héroe de la independencia de Filipinas, y fusilado por orden de […]

  11. […] asesinó a Rizal, una especie de Gandhi filipino, era médico y ese abogado de mierda y presidente “moderado” amado por Giné y […]

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies