Home » Artes Visuales, Culturales, España, Europeana » España con Obama en Afganistán

España con Obama en Afganistán

Es de Interés Nacional, de Real Politik como se decía antes, que España mantenga todo el apoyo a Obama contra los talibanes y colabore en la reconstrucción de Afganistán

No sólo España no puede quedar descolgada de esta empresa occidental por imponer la paz y el orden en ese lejano país.  La acción guerrera de Inglaterra, de Rusia y de EE.UU. ha transformado a Afganistán en un hueso seco de país, y es de humanidad recuperarlo, tarea que no es pequeña ni corta.  Los oficiales ingleses hablan de 40 próximos años de ocupación: sea como sea, la presencia del Ejército español acompañando a la OTAN tiene ciertas ventajas para España:: y también tendrá un Precio de Sangre que pagar.

  • Colaborar con la OTAN y sus obligaciones.  Durante casi un siglo y desde la Guerra de Cuba y Filipinas, España abandonada y traicionada por los países que se hacían llamar democráticos, se mantuvo en un aislamiento militar e incluso social que no siempre fue negativo.  Salvó a España de intervenir en la Primera Guerra Mundial, y entonces las clases superiores y pudientes eran Germanófilas y el pueblo de los Aliados, es decir pro-Francia: no hubiera sido difícil un conflicto interno grave, si recordamos que en 1914 no hacía tanto de las Guerras Carlistas.  También el aislamiento o Neutralidad durante la Segunda Guerra Mundial, por espúreas o corruptas que fueran las razones de Franco, indudablemente salvó a España de verse invadida por Nazis y Aliados, como hubiera ocurrido de manera similar a la Guerra de Independencia, o Peninsular War como también se la conoce.  Entrar en la OTAN fue seguramente el precio que a Felipe le costó incorporarnos a la Unión Europea: Entrar a la Europa de los Mercaderes nos cuesta un precio de sangre.
  • Tener un Ejército entrenadoSi vis pacem, para bellum y esta admonición de los romanos es tan verdad hoy como cuando Escipión invadió España para quitarle a Aníbal su base militar y de poder económico.  Un Ejército en la paz no está a tope de sus posibilidades, pues la realidad del teatro bélico no se tiene en el cuartel.
  • Una sola guerra por vez. Dejemos a naciones más poderosas o belicistas mantener tres o cuatro o más ejércitos en guerra o de ocupación en otros países.  El esfuerzo sobre el presupuesto español de mantener los soldados en Afganistán no es pequeño, y seguramente se hará mayor, y de tenerlos como se merecen en equipo y material de transporte, helicópteros y otros seguramente mucho mayor.  Una guerra se puede mantener, más de una y además en escenarios que son indeseables para España por sus implicaciones políticas (y el ejemplo de Kosovo está meridianamente claro) eso es imposible.
  • Investigación y Desarrollo en Vehículos Bélicos y de Transporte Militar.  Los duros talibanes están dejando en evidencia las carencias de los vehículos militares de muchos países de Europa. El recurso de la Guerrilla Talibán a los IED, esencialmente minas anticarro y similares causa las mayores bajas entre los soldados y en muy pocos casos es por fuego de bala, sino muertos o mutilados por la explosión de la mina.  Este es un tema de gran importancia y potencialmente de interés industrial y de exportación.  El desarrollo de mejores vehículos y livianos blindajes es una prioridad.
  • Imponer una ventaja tecnológica.  Si atendemos a las lecciones de las guerras romanas, las legiones se imponían sobre sus enemigos por la ventaja tecnológica que tenían -dejemos aparte la disciplina y largo entrenamiento.  En la legión romana todos los soldados tenían las mismas y excelentes armas fabricadas con gran costo en talleres especializados por herreros y maestros armeros.  Sus enemigos, seguramente no inferiores en valor, no tenían cascos metálicos, ni mejores espadas, ni corazas y escudos como los romanos, ni máquinas de guerra como ellos. Eso marcaba la diferencia y precisamente cuando se enfrentaron a los godos, estos eran soldados rebeldes de Roma, tropa que estaba armada igual que ellos y conocía sus tácticas y no le eran inferiores en ferocidad: los romanos fueron derrotados por sus iguales en la tecnología.  Y les pasó lo mismo con los persas, sus iguales tecnológicos.

Los ingleses se impusieron sobre los asiáticos y africanos no por superior valor, ni siquiera por mayor disciplina sino porque las ametralladoras Gatling que usaron en Sudán barrieron a tropa muy valerosa que no disponía más que de espingardas y sables.  Esto fue una constante del Imperio Inglés, la Industria Bélica superior contra enemigos muy retrasados.

Esta ventaja de los Países Industriales sobre los No Industriales ya no existe.

Actualmente cualquier país puede armar a numerosa guerrilla con AK-47s, que se fabrican casi a martillazos.  Puesto que las tropas occidentales ya no son aquellos ejércitos de millones de hombres que tenía Zhukov o Hitler, y los países democráticos no toleran bajas que durante la 1ª Guerra Mundial hubieran sido desdeñadas, los EE.UU., muy conscientes del efecto de las body bags sobre su opinión pública recurre a imponer Ventajas Tecnológicas.  Destaquemos entre ellas dos que están causando miles de bajas entre los Talibanes y en Irak:

  • Francotiradores.  Personal entrenado en disparar a muy larga distancia, pueden alcanzar a un enemigo a casi dos kms de distancia, es decir, el enemigo es neutralizado sin que le sea posible siquiera ver de donde le van a disparar.  Esto se logra por una combinación de rifles muy especiales y un equipo de dos (o más) personas, un sharpshooter, y uno o más spotters. El efecto sobre la moral del enemigo de caer sus oficiales selectivamente es fuerte, y por cierto ya lo practicó Wellington contra los franceses de Napoleón, sus snipers estaban armados con un rifle muy superior y especialmente entrenados para matar oficiales enemigos.
  • Drones.  Estos vehículos volantes no tripulados, dotados de sentidos electrónicos (televisión HD, radar, infrarojos, microondas y otros) pueden eliminar blancos selectivamente o al menos con más exactitud que bombardeos masivos.

Está claro que la Industria Española debe desarrollar y producir tanto rifles de francotirador como rifles anti-materiel, que son una clase especial capaz de inactivar el motor de un vehículo de un sólo disparo, los antes llamados rifles antitanque -y entrenar a numerosos soldados en su uso. Y eso pensando en escenarios de guerra no en el Oriente sino más cercanos.
En cuanto a los drones, hasta México los fabrica ya.

“Los países desarmados son despreciados”, esta sentencia de Maquiavelo es tan verdad hoy como en su tiempo, que Italia era un verdadero Campo de Marte donde los Imperios dirimían sus querellas.
El agotamiento de los recursos energéticos del mundo, el Petróleo, el Gas y el Carbón no es algo que caerá en un futuro impreciso y lejano.  Es ya, ahora no sólo para esta generación, es en los próximos años.  No la desaparición o agotamiento del Petróleo entendámonos, sino que no habrá lo que los países necesitan a un precio que puede pagar la población. Por lo tanto pueden venir muy malos tiempos para la Humanidad, muy pronto, y para España dada su proximidad al África y al Maghreb estamos en un lugar muy peligroso: ¡nos han tocado tiempos muy interesantes en qué vivir!

Por lo tanto para España es de realpolitik:

  • Apoyar al Hegemón o si la expresión no les gusta, a los EE.UU. y la democracia.  Estos necios que pronostican el pronto fin del dólar y de los EE.UU. no saben con quién se la juegan: como se vean acorralados sacarán la Ultima ratio regum:: el cañón.
  • Mantener a las Fuerzas Armadas en acción directa.
  • Desarrollar una Industria Bélica apropiada al país y a los escenarios bélicos previsibles.

El Dinero es lo de menos.  El Precio a pagar es en la sangre de nuestros jóvenes, en sus vidas, y en destinos incluso más trágicos que la muerte.

Thomas James, soldado inglés acude desde el hospital al funeral de un camarada caído en Afganistán

Be Sociable, Share!
Tags:

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies