Siempre lo sospeché, ¿porqué los años 40 y 50 fueron tan fríos?

Fueron años, dos décadas, espantosamente frías sobre Europa.

Yo sospechaba que fue una especie de Invierno Nuclear, que los fuegos y el humo de tantas ciudades y bosques quemados en toda Europa habían cubierto el continente desde España hasta Europa con humos y carbonilla en el aire que enfriaron el clima.

Era nuestra común experiencia de niños, en toda Europa, colgar la camiseta de invierno lavada  a secar en la galería (en mi caso, teníamos un balcón al frente y una galería atrás) y recuperarla rígida y dura como el cartón por el frío.

Eso ahora casi no se conoce.  Inviernos largos, fríos, grandes nevadas, hielos bajando por el río Ebro a la altura de Zaragoza;  parecía Suecia o algo.

Pues bien, ahora se ha demostrado que los contrails, las estelas de los gigantescos bombarderos de la Segunda Guerra Mundial realmente hicieron caer la temperatura allá donde se concentraban.

Second world war bombers changed the weather

Contrails are known to have several effects on climate. On the one hand, they act as a blanket, trapping heat that would otherwise escape into space. On the other, during the day they reflect incoming sunlight, cooling the Earth below more than it is warmed by the other effect. But overall, the consensus among climatologists is that they warm the planet.  ← Pues bién, parece que NO lo calientan sino que lo enfrían.

In the 1940s – unlike today – there was hardly any civilian air traffic, so historical records offer an opportunity to test the daytime effects. «Pilots cared about contrails a lot,» says Rob MacKenzie, formerly of Lancaster University, and now at the University of Birmingham, UK. «Aircraft were tracked using contrails and shot down. So pilots would report them.»

Using operational records from the US Army Air Force and the British Royal Air Force, and archived weather data, Timmis and MacKenzie realised they could compare temperatures immediately beneath a raid’s flight path to those several kilometres upwind, where there would have been no contrails.

Conditions were ideal as one particular raid took off on the morning of 11 May 1944, with clear skies and enough moisture for contrails to form.

Timmis and MacKenzie found that where the aircraft circled and assembled into formation it was significantly cloudier and 0.8 °C cooler than the area upwind of the bases.

«It’s innovative to use these historical records,» says David Lee of Manchester Metropolitan University, UK. He says the documented cooling due to daytime contrails is «entirely consistent» with what is already known.

Los estudios muestran que donde los aviones circulaban y se organizaban en formaciones de cientos, a veces miles de bombarderos, las temperaturas eran más frías y los cielos más nubosos que en localidades cercanas con cielos limpios sin estelas.

Todavía no han querido revelar si los bombardeos en sí sobre Europa cambiaron el clima, será cuestión de que se decidan porque está cantado.  Dresden en llamas, toda la ciudad saltando en humo a la estratósfera, eso tiene que haber enfriado Alemania entera, Europa entera.

Seguramente lo saben pero les da vergüenza contarlo y tener que reconocerlo.

,,

Por Armando

2 comentarios en «Los Bombardeos que Enfriaron el Planeta»
  1. El servidor de tu pagina no funciono estos dias, ahora funciona pero desaparecieron tus ultimos articulos, ¿sucedio algo?

  2. Unos hackers.
    No sabía yo que era tan importante como para merecer la atención de unos parásitos.
    Recuperando lo que se puede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.