Home » Biología, Ciencia, Energías alternativas, Uruguay » Plan de Choque para Detener la Inflación por Alimentos en Uruguay (II) “Plan Armando Gascón”

Plan de Choque para Detener la Inflación por Alimentos en Uruguay (II) “Plan Armando Gascón”

Una fuente de harinas no aprovechada en Uruguay y que alimentará a la población a coste ínfimo.

En la Parte I he demostrado estadísticamente que se puede quitar el IVA a ciertos alimentos del tipo aceites y cárnicos (al aceite más barato, a los pollos, a ciertos cortes de cordero, a las morcillas y butifarras, y a setas y champiñones, entre otros) sin afectar para nada a la recaudación total del IVA. Esto es así porque el 80 % del IVA en alimentos lo paga el 20 % de la población (las clases sociales superiores A y B1) si al costo de los alimentos que consumen le sumamos, como debemos, el gasto en restaurantes y establecimientos de bebidas y similares. Las clases inferiores C1, C2 y C3 no concurren a restaurantes o bares caros, y no tienen ninguna capacidad de ahorro, únicamente de consumo y ése muy primario, por lo que esa importante disminución del precio (debería ser del 22 %) de su alimento la gastarán en bienes y servicios que sí pagan IVA. Este desplazamiento de una pequeña parte del gasto, pero por numerosas personas de poco poder adquisitivo (la mayor parte de la población) estimulará una economía deprimida.

Falta proponer una fuente muy barata de carbohidratos: “harinas” para el que no es técnico. Por cierto que las harinas no son únicamente almidón, y la harina de trigo contiene más proteinas que la carne y más minerales como Calcio, Fósforo, Potasio, Magnesio: por la razón suficiente que la carne es agua en 70 % y las harinas están secas. Por lo tanto consumir harinas baratas, si las hubiera que en Uruguay no las hay, es muy nutritivo y mejora la economía de la población uruguaya, que gasta una proporción exagerada de sus salarios en la alimentación.

A esto en España lo llaman “poner el pan barato”. Desgraciadamente en Uruguay no se puede quitar el IVA al pan, por dos razones que son de hierro y mandan:
1ª Porque las clases sociales A y B1 compran y comen el mismo pan que los otros, en las mismas o parecidas panaderías a precios similares y por lo tanto quitar el IVA del pan SÍ disminuiría la recaudación total. Recordemos que el principal componente del precio del pan no es la harina, son los impuestos en cascada que se reflejan en el precio final. Cuando se calculan las harinas en el consumo anual de la población, el resultado en toneladas es asombroso y la población no es consciente de ello.
2ª Porque Uruguay produce poco trigo y además lo exporta, para poder mantener a Legisladores, Militares, Médicos de Salud Pública, Administrativos del Estado, Profesores y Maestros, Jubilados y Pensionistas y un larguísimo etcétera que es toda la Administración Pública. Absolutamente necesaria para una sociedad moderna, pero cuya extensa voracidad e improductividad condena a las clases sociales C1, C2 y C3 a la carestía de alimentos, el desabastecimiento y la inflación -por el mecanismo de los precios altos. Las consecuencias están a la vista y el aumento del crimen es la más espectacular.

Este problema, gravísimo, en una visión radical (radical viene de raíz) tiene dos soluciones: una de emergencia y otra a medio plazo.
A) SOLUCIÓN DE EMERGENCIA. Quitarle el IVA a un tipo de harina de trigo integral en venta a granel. En poca demanda por las clases más pudientes, que consumen en gran parte productos de panadería elaborados y pastas estilo italiano para la que se usan harinas finas y caras.
Poner en la venta un tipo de harina sin IVA, y que al usar todo el grano aprovecha toda la producción, es decir, más tonelaje aprovechable. Como en los hogares populares (pero no en Pocitos) las señoras están acostumbradas a cocinar, bajarles el precio de la harina impacta favorablemente en su economía, de inmediato.
Esto no quiere decir que no puedan comprar, si quieren y cuando quieran, harinas finas. Precisamente es en la falta de suficientes alternativas a precios muy diferentes donde radica la carestía y la inflación.
Esta medida mantenida unos meses hasta que el campo produzca una solución más permanente:
B) UNA SOLUCIÓN RADICAL, A MEDIO PLAZO.
Esta sólo puede estar en conseguir un aumento notable de la producción de tubérculos, transformables en harinas muy baratas, y por lo tanto en el ciclo agronómico tarda unos meses.
La planta ideal, mejor que la papa, por ser la que tiene mayor productividad por hectárea y apropiada para el clima uruguayo es la MANDIOCA DULCE, Manihot esculenta.

casava.jpg
Mandioca, Cassava, Tapioca, Manioc

La harina de mandioca es de consumo tradicional en Uruguay, aunque no en grandes cantidades. No se trata de algo desconocido, es cuestión de ponerla muy barata y se venderá sola.
Producir grandes volúmenes de harina de mandioca y venderla a granel, sin IVA y quizás con una pequeña subvención, eliminaría la presión sobre el precio de la harina de trigo y del pan (causada por los factores arriba indicados) y alimentará más a la población, a menor precio. Debería costar al público un tercio del precio de la harina blanca de trigo candeal.
( Sí, comilón, a un tercio más barato: hay que poner “el pan barato” o los gronchos te rapiñarán en tu propia casa. )
El alivio del costo de la vida y de la inflación sería inmenso y permanente.
Señalemos que el público no objetará a que esta harina (o cualquier otra) tenga una subvención, ya que es un uso de sus impuestos que le beneficia a él, directarmente y lo ve y siente.
Señalemos que las constantes, hipócritas referencias a que hay que pagar altos impuestos por solidaridad, irritan a la población y desprestigian al gobierno, ya que hasta el más bobo sabe que se usan en pagar a la Administración y su bonita escala de salarios.
Si el público ve que algo de lo que le quita el Estado se usa en aliviar alimentos que puede comprar si quiere, eso ya no le parecerá mal.
Y barriga llena, corazón contento.

180px-2005cassava.png
La mandioca se cultiva muy cerca de Uruguay

¿Cúantas Calorías se necesitan para vivir? Y qué impacto tendrá una fuente de carbohidratos barata.
Es sorprendente la poca comida necesaria para vivir una persona y cuando se hace el cálculo científicamente asombra lo que el público gasta en lujo de su comida y por contraste, asombra que tantas personas pasen necesidades en Uruguay, incluso hambre -¡ La cosa cambia cuando lo calculamos en un año !
Se puede vivir con 1.500 Calorías diarias (algunas personas en California se han puesto en esta dieta para alargar su vida) si no se hace un duro trabajo y se conserva el cuerpo caliente, pero el uruguayo está sobrealimentado y seguramente 2.400 Calorías esté más cerca de su consumo diario.
Un gramo de harina (seca) o de carne magra, seca, tiene 3 Calorías. Un gramo de aceite tiene 9 Calorías.
Por lo tanto medio kilo (500 gms) de harinas proveen esas suficientes 1.500 Calorías diarias:
500 x 3 = 1.500 Calorías.
Esta cifra hay que tenerla en mente, porque demuestra que Uruguay no ha solucionado el Problema de la Producción -al que Keynes se refirió que estaba ya solucionado, y fue antes de la Segunda Guerra Mundial.
Esta cifra demuestra que con medio kilo de harina, cualquier harina, un poco de aceite y sal, y cocer una torta es suficiente para vivir, a un costo ínfimo, un día. O sobrevivir, al menos.
Incluso las buenas personas que hacen Ollas Populares no se lo han planteado de manera radical, y cocinan cosas demasiado nutritivas, finas, complicadas y caras porque les gusta enrollarse con ollas y cuestión: 1.500 Calorías se le puede dar a la gente necesitada a costo insignificante, es un pan de campaña, de medio kilo. Le metes cualquier cosa dentro y ya has comido muy bien.

Sin embargo la cuenta hay que continuarla, que aquí está el fallo que se comete en estas cuestiones:
Una bolsa de harina de 20 Kg alimenta así a 40 personas, un día. Solamente un día, porque da 40 raciones de medio kilo.
Esos 40 necesitados de esa Olla Popular en un año comen así 365 bolsas de 20 Kgs de harina al año, y 20 Kg x 365 = 7.300 Kg.
Más de siete toneladas de harina para alimentar mínimamente a 40 necesitados, un año. Eso es un camión lleno de bolsas de harina, para apenas 40 personas, un año.
Continuemos el cálculo:
Es decir, que 10.000 personas van a necesitar, en un año, 1.825 TONELADAS.
(5.000 kg/dia x 365 dias= 1:825.000 kgs/año)
1.825 TONELADAS/año ya empieza a parecer mucha harina, para alimentar apenas 10.000 necesitados un año -en Uruguay los necesitados son algo más de 10.000.
¿Cuánto sería para toda la población uruguaya, supongamos tres millones y medio para simplificar, en un año?
3 500 000 x 0.5 Kg/día x 365 días= 638:750.000 Kg = 638.750 TONELADAS, mínimo.
Y encima tiene que quedar mucho más para exportar o de lo contrario Uruguay no vive.
(Es por eso que recomendé en el artículo ( I ) que se le quite inmediatamente el IVA a los champiñones y setas, porque se crían “comiendo” bosta y astillas de madera y se produce la cosecha en cuestión días, no semanas como el pollo. Ningún animal puede aprovechar eso y se puede exigir a los productores de setas que aumenten inmediatamente la producción y bajen mucho los precios a cambio de quitarles el IVA y hacer una campaña de promoción. Desplazará así algo del consumo de carnes y harinas: y al cabo del año son miles de toneladas liberadas para la exportación.)

Esto demuestra que es de primera importancia para Uruguay explotar una fuente de harinas muy barata y de altísima productividad por hectárea, como es la mandioca, para alimentar en una proporción a la población, o no le quedará suficiente de su pequeña y cara producción de trigo para exportar y comer.

Si un millón y medio de personas (mayoritariamente serán las clases C1, C2 y C3 actuando como Homo economicus, es decir optando por la fuente de harinas más barata dada su limitado poder adquisitivo) consumen simplemente 250 gms de harina de mandioca por día, eso son al cabo del año

1:500.000 x 0,250 x 365 = 136:875.000 Kgs = 136.875 Toneladas

Una cantidad enorme de harinas, que al liberar del consumo de harina de trigo provocará un descenso de precio del pan y la pasta, o un aumento para la exportación.
Da igual si la Industria Alimentaria utiliza parte de harina de mandioca en la formulación de sus productos, el efecto será una disminución de precios y más alimentos a elegir, más variedad a diferentes precios.

Y esto de paso demuestra que mantener a una elevada proporción de la población comiendo sin trabajar y recibiendo DOS dólares por día del Plan de Emergencia, que en China lo pagan por trabajar, va a causar el crack económico del Uruguay. Sobre todo porque lo que antes podía ser soportado por una economía informal ahora se ha monetarizado formalmente. Y ahí está: El Frente Amplio ha subvencionado Unidades de Gasto, no Unidades de Producción como hacen los Socialistas en España con su Plan de empleo Rural (PER) que ha enriquecido a Andalucía y Extremadura.
Calcule Ud. cuántas personas están en el plan de emergencia, multiplique por medio kilo de harina (o su equivalente imprescindible para vivir un día) y por 365 días del año y asómbrese de lo que consumen y que Ud también consume, y aun les parece que se les da poco y piden mas, dicen que con eso no se puede vivir.
Y si en vez de simplemente harina se plantea que coman algo más caro, peor lo pone.

Es urgente ofrecer alternativas baratas, por aumento de producción.

Harinas baratas como parte de una dieta equilibrada.
La dieta anterior, a torta de harina, aceite y sal sería demasiado monótona y no suponemos que se siga exclusivamente. Una nutrición mejor requiere distribuir el consumo total de Calorías en tres grupos por igual, aproximadamente -como los alimentos naturales en realidad tienen Carbohidratos, Proteínas y Lípidos y otros nutrientes en diferente proporción no hay riesgo de dietas desequilibradas. Para 2.400 Calorías
800 Calorías en Harinas
800 Calorías en Carnes
800 Calorías en Aceites/Grasas

Muy poco más de cuarto kilo de harina de mandioca (266 gms) proveen 800 Calorías, la Tercera Parte de una dieta uruguaya hipercalórica de 2.400 Calorías por día. Una cantidad bien pequeña, calculada por día.
Ese cuarto de kilo de harina de mandioca proveería la mitad de una dieta de 1.500 calorías por día; el resto de las calorias si fuera cordero, es poco más de cuarto kilo.
De quitar el IVA a la harina de mandioca nacional y a cortes grasos de cordero barato una persona puede vivir diariamente por muy poco dinero.
A pirón y tumba que siempre fue lo nacional, y dejaos de pretensiones.

Puesto que la mandioca tiene mucha mayor producción de harina, por hectárea, que el trigo, es una planta muy resistente, la elaboración de la harina no es complicada (molido, lavado, aireación y tostado), no hay demanda de harina de mandioca por parte de los ricos Europeos, Chinos y Norteamericanos (cuya demanda de alimentos y granos fermentables está impulsando la carestía mundial) y se puede eliminar el IVA (dudo que en Carrasco y en Punta del Este se pongan a comer pirón y tal, seguirán comiendo carnes caras) y subvencionar un poco la harina de mandioca venta a granel será aceptado y políticamente mejorará el maltrecho prestigio del gobierno, el impacto positivo sobre la economía de más de la mitad de la población uruguaya sería muy importante, consumiendo simplemente un cuarto de kilo o algo así por día, promediando.
Hay diferentes variedades de mandioca, aptas para diferentes suelos y temporadas, por lo que se puede sacar dos cosechas nacionales al año.
Un cuarto de kilo de harina, una Ud. sus dos manos y es ese montoncito de harina que le cabe en el hueco de sus manos, no es nada, pero es la tercera parte de lo que necesita ese día para vivir y bien alimentado.

Es por no haber planteado estas cosas en un análisis radical, y por poner énfasis en alimentos cárnicos, sobre todo en carne vacuna, sin advertir que se necesitan diez kilos o más de harinas nutritivas para hacer un kilo de carne de pollo, de cerdo o de novillo, es por esto que las buenas intenciones de los ministros no logran un éxito destacado, puesto que la carne necesariamente y por esa razón, es cara. Y además se va a poner mucho más cara por la demanda internacional creciente y la producción estancada y el aumento de precios de cereales. De hecho el consenso en Inglaterra es que la carne está demasiado barata (el pan ya lo han subido, muchísimo: de 9 peniques a 70) y la van a subir. Como la economía son vasos comunicantes ese precio internacional aumentado se os traslada y el resultado: que los uruguayos “pobres” no van a poder carne. Pero algo tienen que comer y trigo tampoco teneis.
Esto va a afectar a la economía de todos los uruguayos y la Administración debe ANTICIPAR, puesto que por la naturaleza lo agrario y su ciclo productivo de meses (o años en el caso de reses) no tiene respuesta rápida.

EL “VERDE” DE LA MANDIOCA COMO CARBOHIDRATO FERMENTABLE PARA BIOALCOHOL.
ANCAP ya ha tirado la toalla en su malhadado programa de fermentar bioalcohol como combustible. En cuanto sacaron cuentas, les salía la torta un pan: Uruguay simplemente no tiene producción de carbohidratos fermentables baratos -en EE.UU. es viable por las subvenciones enormes de Bush a los estados que lo votaron y que producen maiz; en Europa por las subvenciones del CAP- Uruguay esos lujos no se los puede permitir, y porque cultivar maiz los productores uruguayos les sale caro y no quieren invertir en regarlo (te rinde más comprar un apartamento en Punta del Este, y la vida es así, el hombre es Homo económicus, eso se olvida), y porque el azúcar de caña además de poco y muy caro en Uruguay rinde más fermentarlo y hacer Espinillar, que vale más que la gasolina: ¡Hasta el Agua Salus vale más que la gasolina!
Otra fuente de carbohidratos fermentables en Uruguay no hay, porque la madera de pinos y eucaliptus, o la paja de trigo o arroz no se sabe fermentar todavía y pasarán años antes que se sepa.

¡ Pero la planta de mandioca, sí fermenta !
Vuelva Ud a mirar esa foto tan linda de la planta de mandioca que conseguí: Por arriba de los tubérculos se alza una gran planta verde, que pesa más que las raíces. En realidad esas hojas son una verdura que se puede comer, pero es complicada de preparar (hay que hervirla varias veces y tirar las aguas) y las uruguayas no saben hacerlo y no vale la pena que aprendan, no se le debe vender al público.
¡Esa mata verde está cargada de carbohidratos fermentables! Tiene más que las raices.
Ahí tiene ANCAP un principio de solución a su problema de fabricar bioalcohol a partir de carbohidratos baratos, en la planta verde de la mandioca, y algunos tubérculos no aptos para harinas.
Y el productor otra fuente de dinerito, pues venderá las mandiocas para harina, y las matas en vez de tirarlas se las compre ANCAP, baratitas pero siempre es un dinero, para fermentar.
Es mucho más rendidor fermentarlas con Clostridium acetobutylicum para producir butanol, alcohol de cuatro carbonos [ CH3-CH2-CH2-CH2OH ] usable directamente mezclado con la gasolina y que hay alta demanda internacional pues se usa como co-solvente para mezclas etanol-gasolina.
Más vale que ANTICIPEN y empiecen ya, porque a 84 u$a el barril de petróleo y subiendo Uruguay caerá pronto en un colapso como el que tuvo en 1973, y fue por esa razón.

Uruguay tiene químicos de sobra preparados, yo los conozco y están desaprovechados. No se necesita esperar a preparar profesionales porque ya están, el químico uruguayo lo poco que no sabe lo averigua y se enseña, y saben mucho.
Esta tecnología de la fermentación de butanol es fácil y conocida y se hacía en los años 30 y 40. Ocurrió que en Europa y EE.UU. obtener compuestos orgánicos por fermentación quedó desplazado de la producción porque sintetizarlos a partir de petróleo era mucho más barato, el petróleo estaba regalado. Pero ya no, y se ha vuelto a tecnologías que hacen sonreir al que sepa de esto, porque lo aprendimos en la Universidad hace tiempo.
Lo que hace falta es no patear las soluciones en dirección al infinito, empezar ya, y como se pueda, y aprender a medida que se hace, aunque no se haga muy bien:
SECOND BEST, RIGHT NOW !

Piensos y Abonos tras la fermentación de plantas de mandiocas.
Cuando se fermentan granos de maiz, fermenta solamente el carbohidrato, quedan proteinas y otros nutrientes. Este Grano de Fermentación vale mucho dinero como pienso.
Tras fermentar las plantas de mandiocas, queda un gran volumen de materia vegetal aprovechable que contiene la misma cantidad de Proteína, Nitrógeno, Calcio, Fósforo, Potasio, Hierro y otros nutrientes que cuando entró a las cubas de fermentación -la fermentación sólo consume azúcares.
Este material como mínimo vale para fertilizante nacional NPK; de ser corregido agregando un poco de soja, sirve bien como pienso, o vale como componente de piensos.
El valor de este material es el mismo que el del alcohol. El dinero obtenido por su venta, en principio, puede usarse para financiar las mejoras de la planta de fermentación.
Ciclo cerrado, sin dramas.

RESUMIENDO La promoción del cultivo de la mandioca y su aprovechamiento integral produciría:
– Harinas baratas para la Población.
– Reducción importante del Costo de Vida
– Estímulo del consumo de otros bienes no alimentarios
– Material fermentable para un Programa de Agrocombustibles (butanol, etanol, otros alcoholes)
– Piensos y Fertilizantes.
– Empleos rurales y disminución del empleo zafral y la desocupación rural y la pobreza.
– Una nueva cosecha alternativa para el productor
– Harina sin gluten barata, para celíacos. Es una población importante en Uruguay y no pueden comer pan ni harina de trigo. Consumiendo unos 300 gms por día, son 110 kgs por persona al cabo del año: simplemente diez celíacos se comen una tonelada al año.
– Harinas más baratas para la Industria Alimentaria y sus productos elaborados de alto valor agregado.

Como en Uruguay la Máquina de Impedir funciona de puta madre tenemos pocas esperanzas de que hagan algo.

Solución Parcial para el Tenaz Problema de los Productores Improvidentes
En Europa, a los que llamais ahí Productores Rurales los alemanes los llaman “bauern” y los ingleses “farmers”, y los españoles los conocemos simpáticamente como los rústicos y matracos mamones de la UE.
Cuando nacen y de bebés les ponemos arriba de la barriga una piedra muy gorda, para que se enseñen a llorar desde chiquitos.
Siempre están llorando y pidiendo por esa boquita, y tienen el CAP para mamar -la Política Agraria Comunitaria, menudo chollo.
Vosotros teneis un problema con unos alegres vividores rústicos que pidieron dinero y se lo gastaron y ahora no quieren pagar -ni vender el apartamento en Punta.
Les habeis enseñado vosotros, ya que decís que la Deuda Externa no hay que pagarla, después de comer y vivir gracias a ella. Es el mismo caso, no le des más vueltas.
Pero el gobierno puede ofrecerles que si cultivan mandiocas y a modo y en cantidad, que les puede dar crédito para empezar a trabajar y parte del precio de la cosecha ir a amortizar la deuda.
Esa es la zanahoria.
Por supuesto que de entrada no van a querer. Lo que quieren es no pagar, eso es lo que es negocio: comer y que pague su puta madre.
El palo está en que sus vecinos se quedarán con las tierras cuando estos opas se queden sin ellas.

Sean unos o sean otros quienes las planten, establecer en Uruguay esta producción de mandiocas, con tan importantes consecuencias para la industria alimentaria, aumentaría la riqueza del país.
Recordemos finalmente que la Industria Alimentaria su consumo más principal son harinas, y tener una nueva fuente de harinas y más baratas es lo que necesitan.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies