Home » Energías alternativas, Europeana, Tecnología » Un Adelanto del Colapso

Un Adelanto del Colapso

Media Europa o al menos esos territorios frontera con Rusia (Ucrania quiere decir frontera) congelados por no recibir gas de Rusia.  Congelados y paralizados, su industria detenida. Una situación que de prolongarse llevaría al desastre a estas poblaciones, y hablamos de millones de personas.  Que no están desarmados, tienen fuertes ejércitos.

Los Balcanes, helados
De los 18 países de Europa afectados por la crisis energética, los balcánicos son los que más sufren el corte total del flujo ruso. Y sobre ellos caen los peores augurios: el gas tardaría en llegar tres días a Serbia, Bosnia, Macedonia, Croacia y Eslovenia, aunque Moscú abra el grifo hoy mismo. Por su cercanía a la frontera rusa, más rápido llegará a Eslovaquia, Bulgaria, Hungría y Rumania, aunque las calefacciones de éstos se encuentran sin energía.
. Las alarmas han saltado en varios de ellos. Eslovaquia, dependiente en un 100% del gas ruso y que tiene la industria paralizada, quiere empezar a tomar medidas en el caso de que el flujo no se reanude en 48 horas. El Gobierno eslovaco ha anunciado que revocará la moratoria nuclear que afecta a la central nuclear de Jaslovske Bohunice, considerada obsoleta por la UE, para conseguir energía de manera urgente.

Esta disputa puede ser por el fraude y robo de los ucranios a los rusos, o puede responder al hartazgo de Rusia rodeada por países que se le hacen hostiles -enzurizados a esa actitud por las potencias occidentales- o puede ser una disputa comercial entre empresas poderosas que luchan por una hegemonía.

En la guerra del gas entre Rusia y Ucrania, Europa es el punto de referencia para Moscú y para Kiev. Sin embargo, las dos capitales tienen ideas diferentes sobre cuál ha de ser el papel de Bruselas en el conflicto que hace tiritar al continente.
Rusia insiste en el carácter comercial de la disputa y quiere que Ucrania cumpla los contratos de tránsito de combustible. De ahí que el Kremlin apoye los varapalos y presiones de Bruselas sobre Kiev o las iniciativas que -como los observadores sobre el terreno- puedan demostrar que su vecino sisa el gas ajeno.
. Lo que Moscú no quiere en ningún caso es que Bruselas se convierta en el árbitro de la disputa y mida con el mismo rasero a Alexéi Míller, el presidente de Gazprom, y Oleg Dubina, jefe de la compañía ucrania Naftogaz. De ahí que los rusos prefieran Moscú como escenario para negociar con los ucranios y que Gazprom fuera reticente a una reunión trilateral con Naftogaz y representantes de la Comisión Europea en Bruselas. Si Míller va a la capital de la Unión Europea es como interlocutor en pie de igualdad de la Comisión, y no para que los europeos contemplen cómo anda a la greña con Dubina. Salvando las distancias, lo que Moscú quiere para zanjar el conflicto del gas con Kiev recuerda lo que quiso en Georgia tras el conflicto de Osetia del Sur: que la UE contribuya, con sus observadores sobre el terreno, a mantener a raya al vecino que hizo perder la paciencia al Kremlin con su proceder unilateral.
. Para Ucrania, el problema es otro. Kiev, que en noviembre obtuvo un crédito de 16.400 millones de dólares del FMI, está en una ahogada situación económica. Enzarzados en trifulcas internas, sus irresponsables dirigentes no han abordado las reformas radicales y de eficiencia energética que el país necesita desde hace años.

Pero lo que no dicen nada los medios españoles es que a lo mejor Rusia no envía suficiente gas porque no tiene suficiente.  En Rusia hay un descenso de producción de petróleo y gas que ya presenta valores alarmantes.  Puesto que Europa Central depende absolutamente de las materias primas energéticas de Rusia -carbón, petróleo, gas- y producen cada vez menos, porque les queda cada vez menos y el que queda es difícil y caro de extraer, estos países y por consecuencia todos los demás se enfrentan a graves oscilaciones del precio del combustible.

Aquí un polaco que repara estufas de leña.  Este es el futuro que nos alcanza ya, no aquel futuro de viajes al espacio, riqueza generalizada, nada de trabajar ¡Ocio creativo, íbamos a tener se acuerdan! energía barata, coches GTI, pleno empleo.

Les adjudicamos astucia y maldades sin cuento a los gobiernos, pero a mi me parecen unos peleles que no se enteran de nada y que no hacen nada por encontrar soluciones a los problemas.

El primero, y principal yendo a la raíz de los problemas, es el crecimiento desmesurado de la población.  Como estamos viendo estos días deben tomar medidas que no sean matar a la gente.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

© 2011 Armando Bronca · Revista Digital Cultural · RSS · Theme adaptado por OcioUp y diseñado por Theme Junkie

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies